Un hondo silbido anunciaba la proximidad del arribo del ferrocarril Bolívar a Duaca. Corría el año 1904 cuando llegaba el primer vehículo a Venezuela vía puerto de Tucacas. Según diarios de la época el vendedor británico Thomas Thunder, quedó gratamente impresionado por la majestuosidad de un bosque que parecía un verde fortín en resguardo de la ciudad.

Lo que ocurre ahora nos refleja sus tiempos de esplendor. La devastación, por parte de manos criminales, transformó al bosque en una entelequia. La falta de conciencia está haciéndolo un espacio arrasado con pocas probabilidades de subsistir. El riachuelo de aguas cristalinas hace tiempo desapareció.

El bosque de Guapito es un emblema de Duaca, la capital del Municipio Crespo en el estado Lara. Son varios kilómetros que van quedando desnudos de arboledas que garantizaban abundante vida animal. La saña de la inconciencia es un instrumento inmisericorde de quienes no comprenden que atentan contra su propio bienestar. Lo importante no es buscar culpable, lo más importante es plantearse un cambio de
paradigmas.

Los ciudadanos al rescate

Un grupo de vecinos del sector La Sabanita organizados por el dirigente social Deibis Heredia comenzaron por plantearse el rescate del bosque. Lo primero que hicieron fue trabajar en la concientización de los pobladores invitándolos a buscar soluciones ante la grave problemática ambiental.

Después de semanas preparando semilleros fueron coordinando esfuerzos con grupos que han manifestado un claro respaldo a la iniciativa. Fue así como se incorporaron: El ingeniero Gonzalo Arévalo, del programa Eco-
Crespo, el Ateneo »Kotepa» Delgado, que preside la profesora Miriam Chirinos. Igualmente la pedagoga Morela Guedez, con su escuela infantil.

Cada uno apuntó en fortalecer el proyecto de los vecinos hasta lograr un proceso de reforestación involucrando fundamentalmente a los estudiantes. Aprovecharon el día mundial de la tierra para ejecutar una gran jornada de reforestación. El vecino Alexis Escalona aseveró:

»Estamos viviendo un momento importante para toda la comunidad, tenemos que unirnos por la salvación del bosque».

El éxito de la actividad los siguió motivando en otras áreas de concientización. Ahora están haciendo semilleros de frutales que regalaran a cada familia para que se dedique a cuidarlos. La idea es reforestar en algunas zonas con frutales, de esa parte evitan que las personas los talen. Esta idea la desarrolló con gran acierto el ingeniero Jesús Dugarte, hace ya algunos años, en representación de una empresa trasnacional y también de
Acción Campesina, aquella exitosa experiencia sirve ahora de estímulo para que las buenas generaciones tomen el testigo.

El bosque Guapito irá a la escuela

La idea que tienen los defensores del bosque es involucrar a los institutos educativos cercanos para que siembren conciencia en los educandos. La defensa del medio ambiente es una política que también realiza Acción Campesina. Por ello se está incorporando con todo este movimiento que busca salvar para las nuevas generaciones el bosque Guapito.

El director del colegio Rafael Castillo, indica que »la institución aplaude una iniciativa que debemos redundar en beneficio de una reserva fundamental para Crespo».

De igual forma se expresa la profesora Carmen Alicia Nelo, quien sostiene »que deben programarse actividades con los alumnos del colegio. Visitas guiadas, para desde el sitio de los acontecimientos, formar a los muchachos».

Rescatemos al bosque Guapito

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

A %d blogueros les gusta esto: