Los pueblos indígenas que habitan en el planeta son más de 476 millones, distribuidos en 90 países de todo el mundo, lo que representa el 6,2% de la población mundial. Según la Organización de las Naciones Unidas (ONU) ellos son los guardianes de la biodiversidad. Sin embargo, se encuentran entre las poblaciones más vulnerables.

Del más del 70% de la población mundial que vive en países con una creciente desigualdad de ingresos y riqueza, una gran mayoría pertenece a los pueblos indígenas, quienes se enfrentan a altas tasas de pobreza y graves desventajas socioeconómicas. Para los pueblos indígenas, la pobreza y las grandes desigualdades tienden a generar tensiones y conflictos sociales.

Durante la pandemia de COVID-19, los pueblos indígenas han sido golpeados duramente en todo el mundo. Pero esto ha servido para arrojar luces sobre los efectos de las crecientes desigualdades y promovió la discusión sobre la urgente necesidad de repensar un nuevo contrato social.  En los planes para reconstruir mejor y repensar los contratos sociales se debe incluir escuchar sus voces, necesidades y preocupaciones, obteniendo su consentimiento previo, libre e informado, e incluir los derechos colectivos e individuales de pueblos indígenas reconocidos en la Declaración de las Naciones Unidas sobre los Derechos de los Pueblos Indígenas.

«Desprovistos de acceso suficiente a los  servicios básicos de salud, víctimas de marginación socioeconómica y, con demasiada  frecuencia, de discriminación, los pueblos indígenas se encuentran en una situación más vulnerable. Además, a veces la  pandemia les ha impedido efectuar sus prácticas, rituales y reuniones, que constituyen la riqueza de su patrimonio inmaterial. Sin embargo, las  poblaciones indígenas tienen mucho que enseñarnos».

Mensaje de la Directora General de la UNESCO, Audrey Azoulay, con motivo del Día Internacional del Indígena

Descargue el mensaje completo en pdf

Imagen Cortesía FAO

Precisamente, en el marco de la conmemoración del Día Internacional de los Pueblos Indígenas del Mundo de 2021 hay una discusión interactiva sobre los elementos distintivos que se deben considerar para  construir y rediseñar un nuevo contrato social que incluya a los pueblos indígenas, donde sus propias formas de gobierno y sus formas de vida sean respetadas y las relaciones estén basadas en el consentimiento libre, previo e informado, en la participación y asociación genuinas e inclusivas de los pueblos indígenas. La pueden seguir en este enlace

¿Qué es un contrato social?

A juicio de UNESCO, un contrato social es un acuerdo no escrito que las sociedades hacen para cooperar por beneficios sociales y económicos. En muchos países, donde los pueblos indígenas fueron expulsados de sus tierras, sus culturas e idiomas denigrados y sus gentes marginadas de las actividades políticas y económicas, estos nunca fueron incluidos en ningún contrato social. El contrato social se hizo entre las poblaciones dominantes.

Mujer lideresa indígena de la Guajira venezolana. Foto Acción Campesina

Durante los últimos años y décadas, varias sociedades han tratado de abordar este problema, incluso a través de disculpas, esfuerzos por la verdad y la reconciliación, reformas legislativas, así como reformas constitucionales. Mientras que, a nivel internacional, estos esfuerzos han incluido la adopción de la Declaración de las Naciones Unidas sobre los Derechos de los Pueblos Indígenas y la creación de órganos asesores como el Foro Permanente para las Cuestiones Indígenas.

El nuevo contrato social debe basarse en una auténtica participación y asociación que fomente la igualdad de oportunidades y respete los derechos, la dignidad y las libertades de todos. Y ello pasa por el derecho de los pueblos indígenas a participar en la adopción de decisiones, un componente clave para lograr la reconciliación entre los indígenas y los Estados.

Es por ello que este 9 de agosto, Día Internacional de los Pueblos Indígenas, debemos reivindicar su inclusión, participación y aprobación en la constitución de un sistema con beneficios sociales y económicos para todos.

Inclusión en Acción

A lo largo del tiempo, la población indígena ha estado marcada por la precariedad y la exclusión.

Según el censo poblacional de 2011 realizado por el Instituto Nacional de Estadística (INE), los indígenas representan el 2,7% (724.592) de la población nacional (27.277.930). En la región zuliana habitan 443.544 indígenas, es decir, el 61,2% de la población indígena nacional.

En estas comunidades su vulnerabilidad se hace muy evidente, sobre todo en el aspecto nutricional. Según el estudio realizado por el Centro Gumilla, «esta situación se ha agravado con el correr del tiempo por el cierre de la frontera con Colombia y el desempleo en una zona que tradicionalmente se sostenía por la agricultura, la pesca y el contrabando (…) Las familias tienen una dieta a base de arroz, yuca y agua de maíz, e incluso beben agua estancada para calmar la sed en una zona con una sequía perpetua”. (1)

Consciente de esta realidad, Acción Campesina inició el abordaje de familias en comunidades del Estado Zulia, específicamente en los municipios Mara y  Guajira.

“El equipo de campo está realizando un arduo trabajo debido a la distancia, la diferencia de lenguaje y de las condiciones climáticas de la zona. El tema nutricional tendrá una atención particular y de interés en el Municipio Guajira, dentro de los alcances del proyecto que estamos emprendiendo. Es fundamental fortalecer las capacidades de los participantes en cuanto a la siembra y cultivo de huertos familiares, como una oportunidad para superar barreras en las condiciones de vida, de nuestros principales beneficiarios.  Atención nutricional, soluciones de agua, así como el enfoque de género, serán nuestras principales áreas de trabajo”

Adriana Iglesias, responsable del componente psicosocial, del Proyecto Huertos Familiares.

Hoy, más que nunca, debemos garantizar el respeto a la dignidad, el bienestar y los Derechos Humanos de los Pueblos Indígenas.

(1) http://www.revistasic.gumilla.org/2016/hambre-y-desnutricion-en-comunidades-indigenas-de-venezuela/

Pueblos indígenas y el llamado a un nuevo contrato social
Etiquetado en:    

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

A %d blogueros les gusta esto: