La producción artesanal de semillas es uno de los principios de la agricultura sostenible. En el proyecto Huertos Familiares, promovemos su implementación como garantía de que los agricultores obtengan el máximo rendimiento en la siembra. Esta es una forma de multiplicar y reproducir generaciones certificadas y de polinización abierta que generan muchos beneficios 

De acuerdo a la FAO, la producción artesanal de semillas corresponde a un conjunto de prácticas sencillas, accesibles y económicas utilizadas en la multiplicación de este material de propagación, ya que no se requiere dinero para su compra, ni demasiado trabajo para su obtención. 

Un ejemplo notorio es el de Jesús Álvarez, que llegó a producir 70 kilos de pepino en su huerto, ubicado en Costa de Oro, en la zona litoral del estado Aragua. Este rendimiento es considerado por Edyling Rodriguez, técnico de campo e ingeniera agrónoma, especializada en mejoramiento genético, como un excedente satisfactorio. 

Jesús Álvarez y la ingeniera Edilyng

En esta localidad inició el proyecto Huertos Familiares en agosto de 2020. Tiempo en que Jesús Alvarez, recibió las semillas de pepino certificadas, generadoras de su alimento. El trueque por pescado fue uno de los beneficios que le trajo al agricultor, quien se atrevió a cosechar este rubro, poco común en su zona, donde abunda el cacao, plátano, yuca y auyama

Capacitación para la obtención artesanal de semillas 

Para la ingeniera Edyling, el resultado significaba tener la primera generación de semillas de pepino tipo variedad con alta pureza genética, obtenida de manera artesanal. Por lo tanto, capacitó al beneficiario para la reproducción de las mismas. ‘’Vamos a ser precursores de nuestra propia semilla, para garantizar que tengas una nueva producción a partir de este excedente de pepino’’. Fueron las palabras de la ingeniería para animar a Jesús a la autogestión.

La clasificación de las semillas la hicieron a partir de los pepinos de mejor calidad. Lograron guardar hasta 500 gramos, una parte fue repartida entre los beneficiarios del proyecto en otra localidad del Municipio Costa de Oro.

Otros resultados satisfactorios son los de rubros como la lechuga y el maíz. Estos ya van por más de una generación, debido a su rápido ciclo. Los agricultores  están muy contentos ya que esta forma de obtención significa ahorro y además pueden seguir produciendo muchas generaciones más de alimento certificado y orgánico. 

De esta forma multiplican y reproducen generaciones de semillas, que si bien no se consideran certificadas, conservan una alta fidelidad genética siempre y cuando sean bien manejados los mecanismos de polinización para cada especie.

Producción artesanal de semillas garantiza la agricultura sostenible en Costa de Oro, estado Aragua

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

A %d blogueros les gusta esto: