Por: Ismar Figuera

Hasta que se descubrió el petróleo a principios del siglo XX, Theobroma cacao L (nombre científico del cacao) era el principal producto de exportación. Este fruto tradicional venezolano es cosechado en las regiones nororientales: Sucre, Monagas y Delta Amacuro,  norcentral-costera, Miranda y suroccidental Apure, Barinas, Portuguesa, Mérida y Zulia. 

El trabajo de Acción Campesina junto a los productores de cacao de la región mirandina de Barlovento, desde hace más de una década, se centra en capacitarlos y apoyarlos en todo el proceso productivo hasta obtener el tan deseado chocolate.

Un trabajo formativo que ya ha logrado buenos frutos. Uno de ellos, el reconocimiento en ferias nacionales e internacionales como productores de la mejor mazorca de cacao, así lo aseguró Heriberto Araujo, Coordinador de Proyectos y Promotor Social de Acción Campesina en la zona barloventeña..

“En AC hemos dedicado años al trabajo de formación que estamos haciendo, estamos capacitando a los productores para lograr potenciar esa cualidad natural que tiene nuestro cacao. Cuando hacemos prácticas de fertilización orgánica, de la poda, de injerto, de desmalezamiento permanente, durante todo el ciclo de producción, esto automáticamente mejora la productividad del cacao, sin agregar ningún agente químico ya mejora la producción de mazorcas por planta y de número de granos por mazorca”, agregó Araujo.

Juan Daniel Travieso, tercer lugar mejor mazorca de cacao 2018

Para los productores el cambio ha sido muy beneficioso. “Hemos aprendido mucho desde que está Acción Campesina asesorándonos. Hemos mejorado la forma del cultivo del cacao. El buen manejo del cultivo ha permitido que nuestro cacao ahora tenga más y mejores semillas, todo eso influye para que el producto sea de mejor calidad”, dijo .Juan Daniel Travieso, Productor Agropecuario del municipio Pedro Gual y tercer lugar en el concurso de la mejor mazorca de Cacao, en la V Feria Internacional del Cacao 2018, realizada en el Poliedro de Caracas.

Venezuela no se ubica entre los primeros productores de cacao orgánico

En el artículo científico de María Quintero y Ligia García, La producción de cacao en Venezuela: Hacia una nueva ruralidad, se afirma que el cacao en Venezuela representó el primer rubro de producción y exportación de la economía desde finales del siglo XVI hasta inicios del siglo XIX. Hasta 1825 en Venezuela sólo se cultivaba cacao criollo con destacados atributos de calidad como su aroma y sabor. A partir de este año se introducen cacaos de los tipos forastero y trinitario en búsqueda de un mayor rendimiento ya que estos tipos son más resistentes a plagas y enfermedades. 

Venezuela produce distintos tipos de cacao según las diferentes regiones: En la región nororiental se encuentran dos tipos Río Caribe Superior y Río Caribe Natural; en la región norte costera los tipos Carenero Superior y Caracas Natural y, en la región suroccidental, Sur del Lago Clasificado y Sur del Lago Natural. 

En la actualidad, aunque el cacao venezolano sigue siendo apreciado y codiciado internacionalmente, Venezuela no se ubica entre los principales productores de cacao de América.

El cacao orgánico se encuentra fácilmente en los bosques y selvas venezolanas 

De acuerdo a Elevina Perez, profesora de la Universidad Central de Venezuela y Doctora en Ciencia y Tecnología de Alimentos, en su artículo científico Cacao, cultura y patrimonio: un hábitat de aroma fino en Venezuela, el país posee uno de los bancos de germoplasma de la especie T. cacao L más importantes del mundo. Su cultivo se extiende por las zonas cacaoteras del país y se procesa aplicando prácticas postcosecha ancestrales y heredadas. 

El cacao venezolano se cultiva principalmente en terrenos cálidos, húmedos, con una temperatura promedio de 30°C (bosques tropicales húmedos), inmerso en fauna y flora característica y asociada, que permite que los árboles de cacao crezcan tomando los aromas desde el medio circundante y expresándolos en sus frutos. 

Leer también: Acción Campesina impulsa en Barlovento el manejo de buenas prácticas en el proceso del cacao

Es común ver como este fruto criollo crece dentro del bosque, sin uso de pesticidas y con un hábitat peculiar. En su geografía, Venezuela dispone de un importante banco natural de cacao fino de aroma silvestre y comercial, que florecen en las condiciones ecológicas y de microclima requeridas por este cultivo. Sin embargo, es importante controlar su siembra para obtener un buen producto mediante las Buenas Prácticas Agrícolas ( BPA). En este sentido, lo orgánico no debe confundirse con una producción óptima. 

El agricultor como eslabón principal en la producción orgánica 

La agricultura orgánica es la manera más natural de contribuir a un desarrollo rural sostenible ya que abre un mundo de oportunidades a los pequeños y medianos productores, mientras contribuye a la conservación de los recursos naturales, de su entorno  y mejora de su calidad de vida. 

Se habla de una agricultura orgánica cuando el cultivo llega a ser sano sin depender de ningún agrotóxico. Una siembra es próspera porque hay un ambiente equilibrado. 

Taller de capacitación INIA-AC con productores de Barlovento

La certificación orgánica, verifica no solo el uso de insumos naturales, durante el desarrollo y recolección de la cosecha del cacao, también vigila que exista una debida preservación de los suelos contra el agotamiento y que haya trabajo comunitario.

Cómo se ha comentado anteriormente, en Venezuela predomina el cacao orgánico, aunque  las condiciones de los productores, que afectan su calidad de vida, no favorecen a la producción ni al posicionamiento del fruto en el mercado internacional. Es aquí donde Acción Campesina articula el trabajo con los mismos.

De acuerdo a la ICCO (Organización Internacional del Cacao) lograr una economía cacaotera sostenible requiere tomar en consideración los problemas que afectan a los tres pilares de la sostenibilidad: económico, ambiental y social. Además, entre los diversos grupos de partes interesadas dentro de la cadena de valor del cacao, los productores de cacao siguen siendo el eslabón más débil y, como resultado, enfrentan los mayores desafíos.

Por las venas de Venezuela corre cacao orgánico y fino de aroma
Etiquetado en:        

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

A %d blogueros les gusta esto: