Muchas comunidades están sumergidas en el espesor de las montañas venezolanas. Las Mercedes de Paya es una de ellas, ubicada específicamente al noreste del país, en Turmero, estado Aragua. Aquí se encuentra el conuco de Natalia Taborda, una docente y comerciante, madre soltera de 39 años que con su hijo de 7 años, tienen un espacio de casi una hectárea donde siembran algunos rubros. 

Esta mujer cabeza de familia y ahora líder de su comunidad, forma parte del proyecto Fortalecimiento de la producción local y medios de vida basados en el mercado, que ejecuta Acción Campesina en el Municipio Santiago Mariño.

Acompañar para motivar 

Taborda comenta que al principio no estaba tan motivada. ‘’Imagínate ahí yo solita con mi hijo, sembrando. El equipo de Acción Campesina, me impulsó bastante para sembrar estos nuevos rubros’’. 

Te puede interesar: Germinar a la vida en los semilleros: pasos para su desarrollo

‘’Antes de iniciar el proyecto con Acción Campesina mi parcela ya tenía aguacate, limón, ocumo, plátano y cambur. Una vez que ya formé parte de AC, sembré caraota y maíz. Tienen casi dos meses. Voy a empezar ahorita con las hortalizas que nunca había sembrado’’.

‘’Mi parcela fue escogida para organizar el huerto escolar, promovido por AC. Tengo tiempo sin ejercer, pero llevo muchos años trabajando con niños. Cuando el equipo vio que tenía experiencia, me invitaron a formar parte. Desde entonces me dotaron con semillas y herramientas para trabajar junto a ellos’’.

La organización parte de reconocer el rol de cada miembro de la comunidad. Esto es importante, ya que al identificarlas es posible potenciar las fortalezas y disminuir las debilidades mediante el acompañamiento y la formación. 

El conuco escolar 

‘’Del conuco escolar forman parte 11 niños, pero se van a incluir otros más. Nos encontramos en la fase de preparación del terreno para empezar a sembrar las hortalizas’’, expresó Natalia. 

Dicho componente es una iniciativa innovadora en la labor de Acción Campesina, porque es la primera vez  que se desarrolla un  proyecto totalmente orientado a los niños. 

‘’Esto ha sido una hermosa experiencia de aprendizaje. El equipo técnico está formado por personas muy humanitarias que comparten sus conocimientos y también aprenden de lo que nosotros sabemos, basado en la práctica cultural y ancestral’’. 

La seguridad alimentaria empieza desde el resguardo de la semilla  

‘’El banco de semillas  es una de las prácticas más importantes que nos invita a desarrollar el equipo de AC. Muchas personas de la comunidad ya sembrabámos, pero no guardábamos las semillas porque no sabíamos cómo conservarlas, entonces cuando venían los aguaceros y la plaga, perdíamos todo. Ahora sabemos cómo administrarlas y por lo tanto tenemos más producción. Ellos han hecho mucho énfasis en el banco de semillas comunitario’’.

Lee también: Producción artesanal de semillas garantiza la agricultura sostenible en Costa de Oro, estado Aragua

Natalia es una mujer que reconoce la importancia que tiene su accionar en la comunidad. La mayor demostración de esto es la guía y la organización de su propio conuco así como del escolar.

Natalia Tanborda, la docente que lidera un conuco escolar

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

A %d blogueros les gusta esto: