Granja Integral Cojedes, Venezuela/Acción Campesina

Por: Alexander Cambero

En tierras al sur del estado Cojedes, en pleno llano venezolano, se desarrolla una experiencia de integración social sumamente  interesante. Las denominadas granjas integrales pasaron de ser simples disquisiciones filosóficas a convertirse en una interesante realidad.

Como en una leyenda de esas que cuentan los vegueros en los hatos, un buen día un hacendado se puso  la mano en el corazón y apostó por invertir en ellos. El doctor Asdrúbal Hernández, un hombre preocupado por la región, en compañía de Acción Campesina, financió un proyecto de granja integral que no tuvo el éxito deseado.

Este hombre no se amilanó y prosiguió trabajando en la idea de apoyar a los más necesitados. Luego de algunos pequeños reveses, escogió a los cuatros trabajadores más antiguos de su finca El Corralito. A cada uno de ellos le entregó cuarenta hectáreas con sus títulos de propiedad. Se inició una política de siembra de pastos. Con capacitación y asesoría tecnológica.  Cada uno de ellos recibió diez cabezas de ganado para las cuatro unidades de producción.  

El Fondo Mundial del Ambiente adscrita a la ONU respaldó en sus comienzos. En la actualidad el negocio es una experiencia exitosa que sin duda puede servir de ejemplo para otras zonas de la nación.

El promotor Social y Coordinador de Proyectos de Acción Campesina, Heriberto Araujo, nos cuenta esta experiencia.

¿Cómo hizo Acción Campesina para lograr semejante experiencia?

Acá lo fundamental fue el deseo del doctor Asdrúbal Hernández en contribuir con sus vecinos, en darles la oportunidad de mejorar sus condiciones de vida. Se empeñó en lograr el objetivo, con todo y los reveses iniciales, pero demostrando que todos podemos contribuir en mejorar las cosas. Acción Campesina se encargó del asesoramiento técnico. Acompañamos esta novedosa experiencia que al final está dando frutos para estas comunidades del sur de Cojedes.

¿Cómo tomó la comunidad semejante acto de desprendimiento?

La gente lo recibió con beneplácito. Cada uno siente que puede tener la oportunidad de encontrar su Mecenas en otros ganaderos que quizás puedan imitar tal acción, y más cuando va en franco ascenso. La comercialización de las mismas son un modelo a seguir que pueden aplicarse en Venezuela, inclusive con otro tipo de actividad agrícola.  

¿Siguen en el proceso de asesoramiento?

Continuamos haciéndoles seguimiento y control a dicha experiencia. En la actualidad el ingeniero Ricardo Bello, realiza este trabajo en nombre de Acción Campesina. Estas pequeñas unidades de producción son un gran acierto. Con la comercialización de la venta de carne y leche para los comercios de la región han mejorado las condiciones de vida de sus familias. Son pequeñas unidades de producción que son novedosas en este estado.

¿El Doctor Asdrúbal Hernández sigue apoyando este proyecto?

Siempre está siguiendo de cerca todo lo que ocurre con las granjas integrales. Sin duda, es el padre de este sueño que terminó siendo realidad. Su mayor virtud no fue financiar a cuatro de sus trabajadores más antiguos, sino el mostrarnos que trabajando en conjunto es posible lograr grandes beneficios para los sectores menos favorecidos. Como en  Doña Bárbara un buen día se les apareció un Santos Luzardo envuelto con la bondad del llanero. 

Las granjas integrales, una experiencia redentora

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

A %d blogueros les gusta esto: