Detrás de cada proyecto social hay siempre un gran número de historias, historias de vida que se van asomando como a hurtadillas, que se intuyen en miradas huidizas, que muchas veces perforan el alma y duelen. Esas historias son el inicio de un puente que se irá tejiendo con palabras, con acciones, con sonrisas y llantos, pero que cada tramo contribuirá  a alcanzar la gran meta: mejorar la calidad de vida de sus protagonistas.

Fue así como comenzamos a transitar el proyecto Rehabilitación de Medios de Vida para comunidades rurales y periurbanas (Medios de Vida), en los municipios Tomas Lander y Brión en el estado Miranda y Benítez y Bermúdez en el estado Sucre, con el apoyo del Fondo Humanitario de Venezuela (FHV). 

Proyecto Medios de Vida, cuenta con el financiamiento del FHV

En cada entidad, un equipo de profesionales de Acción Campesina (AC), conformado por un Agrónomo, un promotor social y un especialista en agua recorre calles y senderos, tocando puertas humildes para sumar familias interesadas en trabajar la tierra e integrarse al proyecto.

Lee también: Huertos Familiares, un proyecto de Acción Campesina con gran impacto social

Ellos son las agujas que van tejiendo las historias que conformarán el entramado del proyecto Medios de Vida, cuyos hilos unirán los sueños de 9.600 personas, entre ellas 1.920 hombres, 3.840 mujeres, 1.920 niños y 1.920 niñas, para mejorar su condición de vida a través de la agricultura familiar.

Puertas que se abren a la esperanza

Corría el mes de mayo y en la comunidad de Pozo Colorado, en el municipio Bermúdez, una comunidad sucrense cuyos habitantes viven de la pesca y de la agricultura, cuando así como por caprichos del azar, Visliady Medina, promotora social de AC, tocó a la puerta de una vivienda y se topó con una dura realidad.

Frente a ella se encontraba el señor Ismael González, hombre sencillo, alto y delgado. Las secuelas de un cáncer superado, impidieron que continuara en su oficio de albañil. Junto a su esposa le hacen frente a una numerosa familia compuesta por 12 personas, entre hijos y nietos. Desde que la enfermedad le cambió la vida, se dedicó a pescar y a sembrar el patio de su casa para cosechar la yuca, ocumo chino y parchitas que sus hijos venden a orillas de la carretera nacional.  

Sr. Ismael y familia durante entrevista exploratoria. Mcpio. Bermúedez, Sucre. AC

“A mí me impresionó sus ganas de vivir. Creo que los pacientes de cáncer que logran vencer esas batallas crecen espiritualmente, porque Dios le da una nueva oportunidad de vida permitiendo de esta manera seguir adelante y al verlos como se ha refugiado en la agricultura, es una forma de darle brillo a su vida. Es digno de admiración.”

El señor Ismael es uno de los candidatos a formar parte del proyecto en esa comunidad, como también lo son algunas madres solteras que llevan sobre sus hombros la responsabilidad de la crianza de sus hijos. 

“Ellos no se rinden. Han mostrado gran receptividad hacia el proyecto, porque ellos ven en Acción Campesina a una institución que podría aportar buenas orientaciones agrícolas. La mayoría de las comunidades visitadas comentan que están en total abandono en todos los aspectos, tienen años que ninguna institución ni el Gobierno Nacional los toman en cuenta.”

A juicio de los ingenieros Julio Rossa y Maiker Nieves, Agrónomo y Promotor en el municipio Brión del estado Miranda, respectivamente, esta realidad no es diferente en la zona donde realizan su labor. Sin embargo, ellos no se amilanan. Por el contrario, cada mañana salen a inspeccionar terrenos que pudieran ser aptos para la implementación de huertos familiares, desandan caminos poblados de olvido en busca de tanques abandonados, tuberías oxidadas, pozos artesanales secos. Miran con ilusión las posibles soluciones de agua que beneficiarán a miles de vecinos de esas zonas deprimidas de Miranda.

Te puede interesar: Banco de Germoplasma en los huertos familiares para salvaguardar la seguridad alimentaria

Por eso, esta primera etapa es fundamental por ser la fase exploratoria en las comunidades, donde se teje la urdimbre y la trama que formará el tejido del proyecto en dicha comunidad. Es en esta etapa donde se realiza una preselección, teniendo como partida la línea base, en la que AC está empleando un instrumento innovador: el sistema KOBO, una aplicación empleada por  las organizaciones de trabajo humanitario para levantar datos específicos de familias. 

Metas que cambian vidas

El proyecto Medios de Vida espera que 9.600 personas cambien sus vidas y construyan un futuro mejor, a través del desarrollo de Huertos Familiares, basados en el principio de que las familias tengan alimento para su autoconsumo, mientras se promueve una alimentación sana. La medida estándar de los huertos está entre 100 y 120 m2’, comentó Germán Pirela, antropólogo de Acción Campesina, encargado del procesamiento de datos del proyecto. 

En esos espacios las familias podrán producir 65.000 kilos de alimento orgánico, además de organizar a las comunidades para que recuperen ocho soluciones de agua, dos por municipio.

Lee también:  La gestión comunitaria del agua garantiza la sustentabilidad de los sistemas de abastecimiento y distribución

‘’Estas son rehabilitaciones de infraestructura que ya disponían las comunidades, pero que con el tiempo se deterioraron, tales como acueductos rurales o pozos artesanales. Lo que pretendemos con este componente es organizar e impulsar a la gente para que sean protagonistas de su recuperación y sostenimiento. Así tendrán disponible agua que, además de servir para el riego de los cultivos, será para su consumo’’, comentó Pirela.

Gracias al financiamiento del Fondo Humanitario Venezuela, Acción Campesina continúa fortaleciendo las capacidades de los participantes del proyecto Medios de vidas  y para ello tiene previsto realizar talleres sobre alimentación saludable y de gestión de cuencas hidrográficas, entre otros, para seguir desatando los nudos de la pobreza y tejiendo los hilos de una vida con futuro.

En Sucre y Miranda se tejen sueños que cambian vidas

Un pensamiento en “En Sucre y Miranda se tejen sueños que cambian vidas

  • 20 julio, 2021 a las 2:14 pm
    Enlace permanente

    Gracias a los equipos de Acción Campesina, que en cada zona de trabajo, tejen esos hilos para transformar la vida de tantos pobladores rurales. Producir en el huerto es un aliciente que aporta la tranquilidad de contar con alimentos y de construir esperanzas

    Responder

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

A %d blogueros les gusta esto: