Durante el debate virtual, Barlovento: ¿Tierra de Cacao? desarrollado en Cacao Caliente, un espacio que Viva el Cacao abre todos los jueves para confrontar ideas, su moderadora  Liliana Elias y directora de la organización, puso sobre la mesa un tema controversial:

¿Barlovento sigue siendo  la cuna del cacao de especialidad que por sus características siniguales recibió el nombre de Carenero Superior? ¿Es aún una mina de prosperidad y abundancia, de tradiciones y tambor? ¿Pueden los productores pensar en Barlovento como zona pujante de siembra? ¿Hasta dónde el monstruo de la inseguridad ha carcomido la esperanza de sus habitantes? ¿Existen cacaocultores activos a pesar de todo? ¿Por qué algunos pueden y otros no trabajar en la selva de hombres y azar que es hoy Barlovento?

Ante esta serie de interrogantes, Manuel Gómez, director general de la Asociación Civil Acción Campesina, representantes de la Asociación de Productores de Cacao de Venezuela, Asoprocave y productores de la zona, debatieron por más de una hora, hasta llegar al consenso de la necesidad de la organización de la comunidad para enfrentar las dificultades y asumir los nuevos retos que el país y las circunstancias imponen.

Las necesidades de los productores 

Con la pregunta: ¿Es posible trabajar con el cacao en Barlovento? comenzó este espacio de intercambio de conocimientos y experiencias para el planteamiento de soluciones. 

Stanley Machado, productor de Cacao en Barlovento, respondió que: ‘’Claro que sí es posible trabajarlo’’. Lo acompañó Oswaldo Piñango, dedicado también a la producción y, Vicente Petit, Director de la Asociación de Productores de Cacao de Venezuela (ASOPROCAVE) . En 1 hora y media, explicaron las razones por las que ha disminuido la producción, la situación organizacional de la zona y lo que necesitan para volver a ser reconocidos por la calidad del producto que ofrecen. 

Foto cortesía Viva el Cacao

Junto a ellos, Manuel Gómez, director general de Acción Campesina, ofreció soluciones para superar los obstáculos, haciendo énfasis en la organización para erradicar a los grupos irregulares que ejercen presión mediante el agavillamiento. 

Machado comentó que la posibilidad de ofrecer un producto de calidad se debe a la extensión de las plantaciones de cacao activas. En Barlovento se producía un cacao de muy buena calidad, conocido históricamente como Carenero Superior. Esta calidad y nivel de producción ha disminuido desde hace más de 20 años, debido a que los cacaoteros carecen de formación técnica para manejar los recursos que aunado a la inseguridad, originan un panorama complicado. 

‘’En la actualidad ir a una plantación de cacao es sumamente peligroso’’.  Stanley Machado

De acuerdo al productor, la mayoría de los cacaoteros son mayores de 50 años, sin conocimientos técnicos y que ante la falta de combustible para las desmalezadoras y los vehículos de traslado, les complica la producción. 

Piñango comentó que desde el año 2010, los grupos armados, oriundos de la misma comunidad, exigen una parte de la producción para ofrecerles protección a los que manejan las plantaciones.

«No hemos visto ninguna medida gubernamental para minimizar a estos grupos. En la comunidad hemos aprendido a convivir con esto, al igual que con el desplazamiento de las empresas, inversores, emprendedores y organizaciones externas que ven un territorio de oportunidad, pero deben desistir por estas amenazas. Ellos sienten que no hay ningún tipo de garantía”. 

Oswaldo Piñango, Productor de cacao
Foto cortesía Viva el Cacao

Pese a que la comunidad se ha reunido con los organismos de seguridad del estado, no se  ha llegado a soluciones concretas. Los productores comentan que ha habido enfrentamientos entre los grupos irregulares y los organismos policiales. Esto ha sembrado un clima muy hostil para la producción. 

En busca de soluciones

Por su parte, el representante de Acción Campesina, Manuel Gómez, añadió que el cacao, como cultivo ecológico, en esencia, puede ser aprovechado en esta zona para crear condiciones ambientales, turísticas y económicas que beneficien a todo el territorio. Para él es imperativo crear redes ciudadanas para superar esta situación, cuyo propósito sea incidir en la comunidad a fin de contener a estos grupos irregulares que dominan a la fuerza. 

El director general de AC, coloca como ejemplo al proceso organizativo de una zona productora de café en el Municipio Andres Eloy Blanco, en el estado Lara. En la que luego de estar golpeados por la delincuencia, empezaron organizándose en centenares de productores que llegaban a acuerdos con los grupos irregulares y los organismos policiales.

Parte de la reunión por la plataforma Zoom

Hoy día hay 5.000 personas organizadas que han logrado el control de sus tierras y productos. Uno de los grandes problemas de Barlovento es la falta de organización, sin eso las autoridades seguirán ignorando las necesidades de esta comunidad, ya que el estado mismo no tiene la voluntad de controlar la delincuencia. 

Como conclusión, Viva el Cacao se ofreció a coordinar junto con Acción Campesina y Asoprocave, un nuevo encuentro para gestionar los pasos necesarios a fin de llegar a las soluciones de los problemas que afectan a los cacaoteros barloventeños, como son: la necesidad de asesoría técnica, créditos para la obtención de insumo y una organización comunitaria que impulse un modelo de seguridad más productivo para el beneficio de todos.

En Acción Campesina se sirvió el Cacao Caliente

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

A %d blogueros les gusta esto: