Lograr suelos fértiles y sanos para una mejor producción agrícola, es uno de los retos a los que se enfrenta el equipo de campo de Acción Campesina. De allí que la transferencia de  tecnologías de mejoramiento del terreno que se va a cultivar sea fundamental en la producción agrícola familiar. 

Una de las técnicas que promueve AC en los 31 municipios donde se ejecuta el Proyecto Huertos Familiares es la del compostaje, por ser una forma sostenible de incrementar la productividad y la resiliencia.

Elaboración de compostero en el Centro Campesino El Convite. Mérida, Mucuchies

Con el reciclaje de los residuos orgánicos generados en la cocina, se convierten los desechos en insumos que pueden regresar al suelo, aportándole nutrientes y microorganismos benéficos, mejorando la capacidad de retención de agua y ayudando así a una mayor y mejor producción.

Desde el punto de vista medioambiental, este reciclaje de materiales y su aplicación al suelo, proporciona muchos beneficios, tales como el incremento de la materia orgánica en el suelo, la reducción del gas metano producido en los rellenos sanitarios o vertederos municipales, la sustitución de turba como sustrato, la absorción de carbono, el control de la temperatura y el aumento de la porosidad del suelo. El compostaje es una práctica ampliamente aceptada como sostenible y utilizada en todos los sistemas asociados a la agricultura climáticamente inteligente. 

Elaboración de compostero en el Centro Campesino El Convite. Mérida, Mucuchies

Sin agrotóxicos, sin gastar dinero y cooperando como comunidad en el manejo de desechos, es posible obtener los nutrientes para cultivar alimento orgánico.  

Importancia del oxígeno en el compostaje 

El compostaje es un proceso de descomposición de la materia orgánica. Esta descomposición la llevan a cabo numerosos microorganismos, bacterias, hongos, e invertebrados como lombrices y cochinillas que viven en el suelo.

Una de las características principales del compostaje es que es un proceso aerobio o aeróbico, que significa, a juicio de la FAO, en su Manual De Compostaje Del Agricultor, el proceso que ocurre en presencia de oxígeno. Es por ello que en el Compostero, los organismos que intervienen en el proceso necesitan un aporte de oxígeno constante. De esta forma los materiales no se pudren y no existen malos olores.

Para ello se debe mantener una aireación adecuada, sólo así los microorganismos pueden respirar, liberando a su vez, dióxido de carbono (CO2) a la atmósfera. De la misma manera, la aireación evita que el material se compacte o se encharque. Las necesidades de oxígeno varían durante el proceso, alcanzando la mayor tasa de consumo durante la fase termofílica.

La saturación de oxígeno en el medio no debe bajar del 5%, siendo el nivel óptimo el 10%. Un exceso de aireación provocaría el descenso de temperatura y una mayor pérdida de la humedad por evaporación, haciendo que el proceso de descomposición se detenga por falta de agua.

Las células de los microorganismos se deshidratan, algunos producen esporas y se detiene la actividad enzimática encargada de la degradación de los diferentes compuestos. Por el contrario, una baja aireación, impide la suficiente evaporación de agua, generando exceso de humedad y un ambiente de anaerobiosis. Se producen entonces malos olores y acidez por la presencia de compuestos como el ácido acético, ácido sulfhídrico (H2S)o metano (CH4) en exceso.

El resultado  de todo este proceso es un producto de alta calidad que puede ser utilizado como fertilizante y regenerador del suelo: el compost.

Proceso sustentable y permanente

De la elaboración de compostaje más reciente se resalta la de los huertos del municipio Rangel, en el estado Mérida, específicamente en Mucuchíes, en el Centro Campesino El Convite, donde Marleiba Arismendi, promotora social, y María Flor Morales, ingeniera agrónoma, guían el proceso. 

‘’Se elaboraron dos composteros por capas, en los que se incluyeron ramas secas, seguidas por restos de cosecha verdes, excretas secas de animales como vacas y ovejas, luego concha de arroz, otra capa de vegetales secos, una capa con un poco de cáscaras de huevo triturados y así sucesivamente. Luego de colocar las capas hasta la capacidad del área, semanalmente hay que removerlo, también hay que tener en cuenta que tenga un poco de humedad. Se debe tapar con plástico para que aumente las temperaturas y aumente el proceso de descomposición. Otro compostero hecho en el Centro Campesino el Convite de esta manera, estuvo listo en 3 meses. ’’ Comentó el Ing. María. 

Ver más: ¿Cómo producir humus sólido y líquido a través de la lombricultura?

Estos composteros son de fácil elaboración ya que los agricultores tienen los materiales en su entorno. Es un proceso que devuelve a la tierra lo que ha proporcionado, conserva el suelo y es sostenible, nunca se termina. Además de los beneficios materiales, es clave el trabajo de cada miembro de la familia o la comunidad, ya que si uno no coopera en la selección de los desechos y el monitoreo de proceso, es posible que se estanque o se dañe la producción. 

El compostaje: una práctica asociados a la agricultura climáticamente inteligente

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

A %d blogueros les gusta esto: