El acceso al agua potable y su saneamiento es un derecho universal, esencial para el pleno disfrute de la vida y de todos los seres humanos (Naciones Unidas, 2010). Sin embargo, esto dista mucho de ser la realidad. Según los datos aportados por el World Resources Institute (WRI) más de 1.000 millones de personas viven en la actualidad con escasez de agua y hasta 3.500 millones podrían sufrir escasez de agua en 2025.

Venezuela no escapa a esta realidad y la falta de agua es uno de los problemas que más afecta a la población, sobre todo a las que viven en zonas rurales. De acuerdo al informe presentado por el Programa Mundial de Alimentos de la Organización de Naciones Unidas (Febrero 2020), el 25% de los hogares venezolanos no tiene acceso estable a agua potable. Y algo tan cotidiano como abrir una llave y que salga agua para beber cuando tenemos sed o contar con el suministro si queremos bañarnos, es muy complicado para miles de personas que sufren la pesadilla de la falta del preciado líquido.

Cortesía: Crónica Uno

Conscientes de esto, Acción Campesina inició un proyecto, cuyo principal objetivo es proveer de agua a familias de escasos recursos ubicados en cuatro municipios, de los estados Aragua, Guárico y Miranda.

“No es solo el acceso al agua, en Acción Campesina estamos comprometidos a formar y organizar a las comunidades para que, en una acción mancomunada entre los organismos encargados de la administración del recurso y los líderes vecinales, éstos aprendan a gestionar el agua que necesitan, tanto para su consumo como para el riego de sus huertos y demás tareas del hogar”, informó el ingeniero Jesús Dugarte, responsable del proyecto.

La participación de la comunidad en el mejoramiento, operación y sostenibilidad de los sistemas de abastecimiento de agua es la mejor vía para que los ciudadanos tomen consciencia del costo de los servicios, de la necesidad de cuidar los equipos y la infraestructura, y de proteger las microcuencas que son la única garantía de una fuente abundante de agua, continuó diciendo Dugarte.

Leer también: https://accioncampesina.com/accion-campesina-busca-soluciones-al-problema-del-agua-para-comunidades-mirandinas/

La comunidad organizada para gestionar los servicios públicos es el mejor camino para construir una democracia plena. 

Gestión Comunitaria del Agua: una vía para solucionar un problema de larga data

El acceso al agua es un problema que afecta a todos por igual, por lo que las comunidades deben organizarse para garantizar el suministro, mantenimiento y sostenibilidad de los sistemas de abastecimiento de agua.

En el proyecto que ejecuta Acción Campesina, la estructura de organización que se propone es mediante la conformación de Comités de Gestión de Agua.

En ese sentido, y tomando en cuenta la diversidad de caracteres e intereses que hay en una comunidad determinada, proponemos seguir una serie de pasos metodológicos para canalizar adecuadamente su participación – agregó Dugarte – Entre ellos destacan:

  • Dar a conocer la iniciativa: Es necesaria realizar reuniones previas y visitas casa por casa para explicar lo que se aspira con la conformación de una organización comunitaria para la gestión del agua
  • Conformación de un Comité Promotor de la organización: Debe estar conformado por hombres y mujeres representantes de las organizaciones o líderes vecinales, que hagan vida en la comunidad que tengan como fin resolver problemas colectivos. Este comité tendrá como responsabilidad elaborar un borrador de reglamento de funcionamiento y fijar el procedimiento para la constitución de la organización comunitaria.
  • Creación de Asamblea constitutiva: La Asamblea de Usuarios y Usuarias aprobará el reglamento de funcionamiento de la organización y el Manual de operación y mantenimiento de los sistemas de agua. Del mismo modo designará al órgano directivo y a las comisiones de trabajo encargadas de gestionar la organización y garantizar el funcionamiento del sistema de agua.

Esta sugerencia organizativa podrá variar en cada uno de los casos particulares en los cuales se trabaja, pudiéndose muy bien adaptarse a organizaciones comunitarias ya existentes, como pueden ser las mesas técnicas de agua, comité de agua, junta de usuarios, etc.

Ver también: https://accioncampesina.com/vecinos-organizados-logran-obtener-agua-subterranea-tras-anos-de-penurias/

Una vez conformada la organización se debe activar su funcionamiento regular, de tal manera que se garantice la operación y el mantenimiento de los sistemas de abastecimiento de agua; de igual modo es muy importante incorporar actividades para la limpieza comunitaria y todo aquello que ayude a la conservación de las microcuencas como una contribución a la sostenibilidad de las fuentes de agua.

Manos a la obra

Gracias al compromiso de representantes de las comunidades y del apoyo logístico del personal de campo de Acción Campesina, esta iniciativa ya empezó a dar sus frutos.

Es el caso de los habitantes de Mamonal y La Florida, comunidades del sector Los Boros, en el municipio Morán del estado Lara, quienes celebraron la llegada del agua tras más de cuarenta años sin contar con el acceso al agua potable en sus hogares.

También, en el municipio Bella vista, municipio Guaicaipuro del estado Miranda, se iniciaron las obras para la construcción de un sistema de almacenamiento de agua, bajo la conducción del ing. Rafael Bolívar.

Estas soluciones de agua son muy importantes para mejorar la calidad de vida de las comunidades y redundarán en la disminución de enfermedades infecciosas, parasitarias y de la piel, así como a la prevención del Covid-19 en estos sectores tan vulnerables del país.

El agua potable, un bien escaso, especialmente en las comunidades rurales
Etiquetado en:    

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

A %d blogueros les gusta esto: