Campesino larense Proyecto Huertos Familiares/Acción Campesina

Por Alexander Cambero

En ruinas

Hoy la  realidad es cruenta. Un Día del Campesino sin nada que celebrar. Ese es el legado que nos deja la nueva independencia. Un mito que se esconde detrás de una supuesta soberanía alimentaria. En el campo vivimos un proceso de catástrofe absoluta. La vialidad no existe. Este régimen  convirtió al campo venezolano en zonas en donde campea el hambre y la necesidad.

Las injustas condiciones hacen que  nuestra gente del medio rural viva un verdadero infierno. Un sistema abusivo de talante dictatorial, destruyó los sueños de estos venezolanos, se multiplican las penurias mientras la corrupción oficial se transformó en una verdadera peste que arrasó con los sueños campesinos.  Las condiciones son infrahumanas, se trabaja con las uñas al no contar con créditos ni  asistencia técnica por parte de entes oficiales.

La inseguridad en el campo es casi  del tamaño de nuestras ciudades. No existen órganos que se encarguen de perseguir a quienes tienen sometidos al campesino, es más, se aplaude a todo aquel que investido de protegido del gobierno, lo hace con total impunidad.

Foto Cortesía El Aragüeño

La falta de gasolina es un gran detonante. Un enorme negocio se ha generado con el contrabando de la misma, son millones de dólares que caen en los bolsillos de los privilegiados, mientras el campesino carece del  combustible para trabajar. Otro elemento es la carencia de implementos para la faena.

En la actualidad hacen falta 25 mil tractores que sustituyan a las chatarras con cuarenta años de antigüedad. La dictadura venezolana convirtió verdaderas experiencias de desarrollo exitoso en malezas. Las expropiaciones fueron parte del gran saqueo. 

La producción nacional  ha caído a niveles escalofriantes. Dependemos del exterior en una economía de puertos sin precedentes.  Asistimos a uno de los actos de mayor traición a la patria. Este gobierno forajido se  encargó de acabar con la nación, la realidad campesina es sin duda una marca imborrable de tal hecho.

La  historia

5 de marzo de 1960. La gloria de la patria esculpida en los rostros de los nuevos héroes. Los campesinos estaban allí, escribiendo una página singular, precisamente en un escenario en donde la nación encontró su libertad.

El fértil Campo de Carabobo había sido testigo de la mayor de las hazañas patrias. Allí lográbamos la independencia, seres que empuñaron las armas para romper las cadenas del sometimiento. Ciento treinta y nueve años después, nuestros campesinos, conquistaban, con los utensilios del trabajo tesonero la Reforma Agraria.

No era una batalla contra un ejército en particular. Sencillamente se reconocía a quienes tenían entre sus manos el espíritu del esfuerzo. Era una deuda histórica que se saldaba con aquellos que llenaron los surcos con el sudor de su frente. Años de avatares que no ocultaron el dolor de las terribles injusticias.

La democracia reivindicaba a quienes pocas veces escucharon, los olvidados de siempre lograban la oportunidad de ser protagonistas de su propio futuro. El escenario que inmortalizó a nuestro ejército, ahora se llenaba de manos curtidas en la tierra, llegaron de todas partes vestidos de ilusión. Germinaba la reivindicación de nuestras poblaciones rurales.

Fue largo el olvido hasta que una mañana de tenue lluvia emancipadora, mostraba una huella en el sendero. Con motivo de tan trascendental acontecimiento, conversamos con el perito agropecuario Luis Hidalgo Parisca, miembro del directorio nacional de Acción Campesina.

¿Por qué se conmemora el día del campesino?

Antes de responder tenemos que ir a los antecedentes históricos que desembocaron en la fecha. En 1958 la junta de gobierno presidida por Wolfang Larrazábal, escogía una comisión que preparara la futura promulgación de la Reforma Agraria.

El país en el sector rural estaba revuelto. La herencia latifundista trajo consigo que los campesinos sintieran que sus derechos estaban conculcados, que se vivía en un feudalismo tropical lleno de profundas injusticias. Los grandes amos dominaban la posesión de la tierra amparado en la herencia que legó las dictaduras, como hijas de viejos elementos esclavistas del siglo XIX.

En el primer gobierno de Rómulo Betancourt, trataron de impulsar un proceso de reforma agraria. El cambio de gestión gubernamental y posterior derrocamiento del presidente Rómulo Gallegos, paralizó todo aquello. Con esos elementos de juicio trabajó una comisión en donde estaban representados todos los sectores del país. Sus miembros eran verdaderos expertos en el área. Venezolanos de renombre que originaron un amplio debate. No se les impuso una agenda. Durante dos años se dedicaron a escucharlos a todos.

La discusión fue descarnada hasta que democráticamente floreció el Acuerdo Nacional. El 5 de marzo de 1960 en el Campo de Carabobo, el presidente Rómulo Betancourt firma el ejecútese de la Ley de Reforma Agraria. Como detalle tenemos que decir que es la única ley que se ha firmado en el Campo de Carabobo. Siendo el primer instrumento legal que ponía en marcha la democracia, inclusive antes de la nueva constitución que se discutía.

Diez años después, el presidente Rafael Caldera decretaba al 5 de marzo como Día del Campesino.

¿La Reforma Agraria cumplió con sus propósitos?

En buena medida vino para traer mayor equidad en el campo. Los campesinos tuvieron acceso a la tierra. Con ello llegaron los créditos agrícolas, también las escuelas, dispensarios y la vialidad rural. Era un salto hasta la modernidad. Comenzaba un verdadero acto de justicia social, que iba fortaleciéndose en la medida que se profundizaba la novedosa experiencia.

Por supuesto, tuvo falencias en lo atinente a la propiedad de la tierra. El Estado quedaba como el garante de la propiedad. Quizá faltó una reforma de la Ley que diera luces en ese tema. Si ponemos en una balanza: los éxitos y yerros de la ley de Reforma Agraria encontraremos grandes avances. Se dejó atrás al latifundio como expresión de los abusos heredados. Llegó el desarrollo que mejoró la condición de miles de venezolanos.

¿Cómo está el campo hoy?

Totalmente arruinado. Hoy el campo es un triste espectáculo donde se puede observar un absoluto abandono. No existen planes de desarrollo sustentable. Jamás se vivió una etapa en la historia venezolana tan oscura para nuestros campesinos.

El olvido oficial nos devolvió a etapas superadas. Tal como el regreso de algunas enfermedades endémicas, las desigualdades reaparecieron con la fuerza de los abusos. Las vías rurales totalmente destruidas. Se perdió la bonita experiencia del dispensario, que conjuntamente con la escuela, funcionaba como un eje de progreso, que iba de la mano con el crédito agrícola.

Luis Hidalgo Parisca/Miembro del Directorio Nacional de Acción Campesina

Eso trajo bienestar para muchísimas familias. Son innumerables los casos de destacadísimos profesionales que nacieron en el medio rural. Esos ejemplos son victorias de aquella reforma agraria que una casta privilegiada quiere eliminar.

¿Acción Campesina reivindica el espíritu del 5 de marzo?

Absolutamente. El trabajo de esta ONG es impulsar la organización rural a través del fortalecimiento de líderes comprometidos con los cambios que requiere la nación. Estamos desde hace 28 años en casi toda Venezuela dando una contribución en sectores olvidados, con verdaderos ahínco en el trabajo con la mujer campesina.

Las experiencias logradas a través del tiempo son extraordinarias. Es educar con sabiduría. Que sean ellos los protagonistas de su propio destino. Que tengan amor por la defensa del ambiente al fortalecer el núcleo familiar. No es solamente darles herramientas para que  produzcan alimentos. Es enseñarles a utilizar con sabiduría el inmenso poder que tiene la organización, cuando trabajamos en una sola dirección.

Día del campesino: El legado de la nueva independencia

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

A %d blogueros les gusta esto: