Nada se desperdicia en la agricultura orgánica, todo vuelve a la tierra, todo se aprovecha. En Acción Campesina a través de los huertos familiares trabajamos por implantar métodos amigables con el entorno, efectivos y económicos. De ellos, la lombricultura tiene gran relevancia en el trabajo con los pequeños productores. Mediante talleres , el equipo técnico de cada municipio se ha encargado de explicar a las familias cómo se produce el humus o abono natural a partir de lombrices. 

En los municipios Mario Briceño Iragorry y Santiago Mariño del estado Aragua, en Zaraza, estado Guárico y en el municipio Páez, en Miranda, se han dictado  talleres de lombricultura a los beneficiarios de los huertos familiares. 

Zaraza, estado Guárico
Taller de lombricultura en el Municipio Mario Briceño Iragorry, estado Aragua

Roldan Araujo, ingeniero agrónomo que asiste a las familias del municipio Paez, comentó su experiencia:

‘’En el taller nos fue bien, las familias están muy interesadas en iniciar el proceso para obtener los beneficios del humus líquido para fertilizar sus plantas. En esta comunidad participaron 12 beneficiarios. Los temas abordados fueron conceptualización, características objetivo, importancia para el suelo, alimentación de otros animales, construcción del alimento, enemigos, como conservar la humedad, PH de la materia orgánica, ventajas y beneficios’’.

¿Qué es el humus y cómo prepararlo? 

De acuerdo a la FAO, el humus es la materia orgánica descompuesta, amorfa y de color marrón oscuro de los suelos, que ha perdido todo indicio de la estructura y la composición de la materia vegetal y animal a partir de la que se originó. Por tanto, el término humus se refiere a cualquier materia orgánica que ha alcanzado la estabilidad y que se utiliza en la agricultura para nutrir el suelo. El producto de la lombriz suele llamarse equivocadamente humus, cuando en realidad debe llamarse vermicompuesto.

El humus producido a partir de la lombricultura, es el excremento de las lombrices rojas, conocidas como californianas (Eisenia foetida Sav). Son los residuos que quedan después de que ellas se comen la materia orgánica y la excretan. A continuación se explicará brevemente cómo elaborar humus sólido y líquido de acuerdo a la explicación de los ingenieros que asisten a los huertos. 

Seleccionar en un recipiente de metal o de madera 

El mismo debe tener uno o varios orificios en la parte inferior, para que drene la humedad.  Aquí hay que verter la materia orgánica, compuesta de residuos de frutas, hortalizas, verduras, vegetales, mezclarla con estiércol de bovino, equino o caprino y una parte de tierra por dos partes de residuos orgánicos. El grosor de esta mezcla debe ser de unos 15 cm.  

Incorporar las lombrices

Una vez que se tiene esta mezcla, hay que añadir las lombrices y tapar el recipiente. Ellas se caracterizan por desarrollarse en fototropismo negativo, ya que no soportan la luz. 

Esta mezcla debe tener una humedad de un 80%. Para medirla, basta con agarrar un puño, apretarlo, y si hay un excedente que muestra 7 gotas de agua, es indicativo de que la humedad es adecuada.  Para evitar que se seque hay que chequear cada dos o tres días.

Por otro lado, es importante para la producción del vermicompuesto, disponer de un recipiente cercano a los orificios para recolectar el líquido. 

Agregar otra capa de materia orgánica

Dentro de 15 o 20 días, las lombrices ya se han alimentado de esta mezcla orgánica inicial. En este momento hay que verter otra capa, como la explicada en el punto 1. De nuevo hay que dejar pasar el mismo lapso de días, para finalmente contar con la producción de humus sólido. 

Producción de humus líquido 

En el momento de agregar agua a la materia orgánica para conservar la humedad, ésta es depositada en el recolector. Por lo tanto, para surtir de más nutrientes este material recolectado, hay que verter 4 veces más el mismo en el humus sólido, el resultado será humus líquido.  

Separación de las lombrices

Estas lombrices tienen una capacidad asombrosa de reproducción, al llegar a la edad adulta dejan crías cada 7 días. Una es capaz de producir mínimo 100 al mes, es decir aproximadamente 1200 al año. 

Cuando el humus esté listo, hay que cosecharlo. Para ello se deben separar las lombrices.  Se pueden emplear distintos métodos. Uno es dejar de alimentarlas por siete días y luego poner comida en una esquina. Dentro de unas horas la mayoría de las lombrices estarán reunidas comiendo en el mismo sitio, esto facilita la remoción del humus del resto del contenedor. Otro es colocar el recipiente al sol o una lámpara para que les pegue la luz directamente, las lombrices se esconderá lo más profundo posible dejando el humus a la vista.

Otro método es vaciar el material en una bandeja o suelo, y seleccionar las lombrices manualmente.  

Beneficios y ventajas de emplear humus en el huerto 

  • Los excrementos de la lombriz contienen: 5 veces más nitrógeno, 7 veces más fósforo, 5 veces más potasio, 2 veces más calcio que la materia orgánica ingerida.
  • Previene enfermedades en las plantas, evita heridas y facilita el enraizamiento. También evita la deshidratación.
  • Aumenta la fertilidad y la materia orgánica del suelo.
  • Contribuye en la regulación del pH del suelo
  • Potencia la actividad biológica beneficiosa del suelo
  • No es tóxico
  • La producción es sostenible en el tiempo y de bajo costo. 

Esta información es la misma que se le suministra en los talleres a los beneficiarios de los huertos familiares. Junto con la práctica logran afinar sus conocimientos y compartir sus experiencias con las otras familias. 

¿Cómo producir humus sólido y líquido a través de la lombricultura?

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

A %d blogueros les gusta esto: