La agricultura es una práctica que modifica los suelos para producir el alimento que todos necesitamos. Son diversas las técnicas que se aplican para su desarrollo, las ecológica se valen de recursos que aporta el ecosistema, lo que hará que se mantenga regulado. Por otro lado están las artificiales, cuya base son los productos tóxicos que degradan el ecosistema. 

En esta ocasión los Ingenieros Agrónomos  Agrónomo Diego Diamont,especialista en Fitopatología y miembro del equipo del Proyecto Huertos Familiares de Acción Campesina, y Carolina Risquez explican cómo actúan los insumos naturales para mantener bajos los niveles de población de plagas.

Según la Organización de las Naciones Unidas para la Alimentación y la Agricultura (FAO por sus siglas en inglés): plaga es todo aquello que interfiere con los procesos normales o destruyen cultivos. Tales como: 

Hongos, bacterias, virus, nematodos, mamíferos y las plantas que no son consideradas cultivos (las arvenses, mejor conocidas como maleza), son organismos que pertenecen a un ecosistema y al modificarlo para incluir cultivos, deben ser desplazados o minimizados.

‘’Si se hace una alteración del suelo, debe haber un manejo adecuado para que pueda obtener productos del huerto. Todas las actividades agrícolas, desde las más pequeñas hasta las más grandes, alteran los ecosistemas’’, comentó Diamont. 

De acuerdo al ingeniero, para controlar los organismos que están en los cultivos, la agricultura convencional emplea insecticidas, fungicidas y bactericidas sintéticos que elimina a todas las especies sin clasificar a los que afectan de forma negativa y positiva en el ecosistema. Los fitopatógenos son los que enferman a las plantas.

‘’Nos hemos dado cuenta a través de la historia que muchos de esos hongos y bacterias son beneficiosos para los cultivos ‘’ Ing. Diego Diamont

Controladores de plagas biológicos

La Real Academia Española define a Biocida como: 

‘’Sustancia activa o preparado que contenga una o más sustancias activas, destinados a destruir, contrarrestar, neutralizar, impedir la acción o ejercer un control de otro tipo sobre cualquier organismo nocivo por medios químicos o biológicos’’

A continuación se presentan tres tipos biocidas o biopreparados naturales:

El trichoderma es un hongo de distribución cosmopolita que es benéfico para los cultivos. Es empleado como fungicida a nivel de huertos y cultivos de grandes extensiones. Se desarrolla de forma natural en el suelo y tiene la capacidad de adaptarse a diferentes condiciones climáticas. Se aplica cuando la siembra está en la fase de plantación. 

Genera estímulos en la planta para que desarrolle un sistema radical más fuerte que le permite anclarse mejor en el suelo y explorar mayor área para captar los nutrientes. Se ha determinado también que repele hongos fitopatógenos tales como Phytophthora, Rhizoctonia, Sclerotium, Pythium y Fusarium . 

Beauveria bassiana es un hongo entomopatógeno que controla los insectos, en especial como la Aleyrodidae (mosca blanca), también sirve para controlar coleópteros (coquitos), larvas, lepidoptera, bacillus. Al igual que el anterior es empleado en las prácticas ecológicas, para mantener en niveles bajos a la población, es decir que no afecten a la siembra.  

Plantas repelentes o aromáticas: se siembran alrededor o intercaladas en los cultivos del huerto para evitar la presencia de los insectos, debido a que se van hacia ellas por su olor. Esta técnica se conoce como cultivo trampa, de acuerdo a Carolina Risquez, ingeniera de Acción Campesina en el estado Sucre.

Desde la base de estas plantas, también se elaboran infusiones o purines que pueden controlar hongos y bacterias. Algunas son la albahaca, neem, ruda, romero, caléndula, manzanilla, moringa. 

La Ing. Carolina recomienda alternar las infusiones en su aplicación, a fin de evitar la resistencia de las plagas a un solo tipo. En los huertos familiares del Municipio Bermúdez,  estado Sucre se emplean estos tipos de biocidas.  

Por su parte, el Ing. Diego afirma que las prácticas ecológicas permiten producir cultivos que toleran cualquier problema desde el punto de vista fitosanitario y fisiológico. 

‘’La esencia de la agroecología es que las prácticas agronómicas no dañen el ambiente’’

La Ing. Carolina explicó que los agrotóxicos que proporcionan nutrientes, vuelven a la planta muy atractiva para los insectos y, si se les agregan biocidas artificiales cumplen un ciclo tóxico. Dichos insumos producen resistencia a las plagas a medida que pasa el tiempo, por lo que hay que aumentar la cantidad para ver su eficacia.

Agricultura ecológica: tipos de insumos naturales para el control de plagas
Etiquetado en:

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

A %d blogueros les gusta esto: