En un país ubicado en el décimo puesto entre los que más reservas de agua dulce tienen en el mundo, estimadas en 1.325 Km3, el 61% de los encuestados evalúa el suministro del recurso entre muy malo, malo y regular hacia malo, de acuerdo al Observatorio Venezolano de Servicios Públicos (OVSP). Para hacer frente al problema, Acción Campesina apoya a las comunidades para que puedan recuperar el servicio, a través del Proyecto WASH. En esta oportunidad relatamos sobre tres parroquias que se beneficiaron en el Municipio José Tadeo Monagas del Estado Guárico, cuya gestión se inició en septiembre del 2020. 

María Margarita De Sauze, Coordinadora de AC en Guárico comentó sobre las metas del proyecto por parroquia. En Lezama se beneficiaron 980 familias, en Gamelotal 54 familias y en Arenita 250 familias. 

En Gamelotal la solución consta de un pozo de acueducto rural. Tenían casi dos años sin agua porque la bomba se había quemado, esta se les suministró, así como un transformador y los equipos eléctricos del tablero. ‘’Ellos lo pusieron a funcionar y gracias a Dios están felices porque tienen agua’’. Comentó De Sauze.

Las voces de las líderes comunitarias

Yusmely Velasquez, líder comunitaria de Gamelotal estuvo al frente de la gestión de la solución de agua. Explicó el trabajo comunitario:

‘’En octubre fuimos hasta las instalaciones donde está el acueducto con Acción Campesina, les explicamos que teníamos el tanque de 54.000 litros, las mangueras de instalación por las redes, dos transformadores, pero nos faltaba uno. Empezamos poco a poco. Conversamos con el equipo de Acción Campesina cuando ellos visitaban la parte alta de la comunidad, donde están los huertos familiares. De ahí empezaron las conversaciones. Nos dieron una respuesta muy rápida y positiva para el sector. Nosotros teníamos un año y medio sin agua. Nos dieron esa sorpresa y esa bendición tan grande para todos. Ahora gozamos de un acueducto divino’’. 

En conversaciones sobre el tanque

‘’Antes teníamos que comprar 1.000 litros de agua o, ir hasta el manantial que se encuentra lejano del caserío a cargar con garrafas y tobos a pie, porque es un caminito estrecho donde no pasa carro. Allá mismo uno aprovechaba y se bañaba de una vez. En invierno también nos aliviamos con las lluvias o con la quebrada del caserío de la parte alta. En verano la quebrada se seca. Fue un trabajo en equipo, nos organizamos en un comité de mantenimiento y otro organizador de agua. Limpiamos, nosotros mismos montamos la bomba que va dentro del tanque. Compramos las pequeñeces que faltaban’’.

En Arenita estuvieron 8 años sin agua, teniendo una represa y planta de tratamiento. ‘’Ellos tenían que caminar hasta la represa, había personas mayores que no tenían cómo buscarla. Ahí mismo tenían que lavar y hacer sus oficios’’. Comentó María Margarita. 

También se les donó la bomba, que envía el agua desde la represa a un tanque para luego ser distribuida. Aún están esperando que la Alcaldía les suministre el sistema de tratamiento. 

En Lezama tenían cinco meses sin el vital líquido. A ellos se les donó un transformador, la gobernación les dio la bomba. Ha habido muchos cortes eléctricos que dañan las bombas.

Andreina Gota, quien estuvo participando en la gestión de Lezama comentó que: ‘’El trabajo con Acción Campesina empezó rápido, ellos compraron brekera, para el bombeo y el transformador que se colocó en el pozo’’

‘’El río nos queda cerca, pero esa agua no sirve para el consumo ni para bañarse ya que por ahí pasan las cloacas. Muchas personas podían ir al río para lavar pero otras no. Se pasó mucha necesidad para obtener agua potable. Agarramos agua de la lluvia, y así era que se solucionaba un poco para beber’’.

‘’Estas comunidades se organizaron para trabajar, formaron una comisión de Gestión Comunitaria del Agua, Acción Campesina solo les dio el material’’

Este proyecto está enmarcado en el cumplimiento del Objetivo de Desarrollo Sostenible (ODS) sobre agua y saneamiento. ‘’De aquí a 2030 hay que lograr el acceso universal y equitativo al agua potable a un precio asequible para todos; lograr el acceso a servicios de saneamiento e higiene adecuados y equitativos para todos, y poner fin a la defecación al aire libre, prestando especial atención a las necesidades de las mujeres y las niñas y las personas en situaciones de vulnerabilidad’’. Banco Mundial 

3 comunidades organizadas del Municipio José Tadeo Monagas en Guárico, recuperaron sus soluciones de agua

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

A %d blogueros les gusta esto: