El 2020 fue un año extremadamente complejo por la irrupción de la pandemia del COVID 19 en nuestro país, que ya estaba agobiado por una crisis humanitaria compleja. De tal manera que a las penurias que ya se han vuelto estructurales se agregaron las restricciones de movilización y el cierre masivo de oportunidades de empleo y de autoempleo con su impacto en la disminución del ingreso familiar y en el incremento de la pobreza.

En tiempo de crisis, y especialmente en pandemia, los seres humanos solemos sacar los peor y lo mejor de nosotros. En lo que respecta al trabajo de Acción Campesina, durante el año 2020 hemos tratado de impulsar iniciativas que potencien en la gente atributos asociados a la gratitud y la solidaridad, al encuentro y a la cooperación.

Durante este año nuestros proyectos han beneficiado de manera directa a más de 15 mil personas en 105 comunidades de 30 municipios del país. Nuestros proyectos han abordado temas como: huertos familiares, comedores comunitarios, suministro de agua potable, atención a población con necesidades de protección internacional, capacitación de mujeres y jóvenes, salud sexual y reproductiva, y de incidencia en políticas públicas municipales.

La mirada de Acción Campesina hacia el 2021 es, esencialmente, optimista. Más allá de las amenazas que se cierne sobre el trabajo de las ONG, nuestro
compromiso es continuar apoyando el trabajo creativo de las comunidades,
enfatizando, no tanto las carencias de la gente, sino sus capacidades para alcanzar la autonomía personal, familiar y comunitaria que es el único camino para construir una democracia plena y una sociedad libre.

Manuel Gómez Naranjo, Director General de Acción Campesina

2020, un año complejo que nos deja grandes satisfacciones

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

A %d blogueros les gusta esto: