Una problemática que sumaba más de 3 años sin resolverse y que impedía que los habitantes del Sector Quebrada Arena, en el municipio Pedro Gual del estado Miranda, tuvieran acceso al vital líquido de forma constante, fue resuelta gracias a la construcción de un pozo de agua, bajo la iniciativa de los participantes del Proyecto Huertos Familiares de Acción Campesina de la localidad, quienes desde ya obtienen 10 mil litros de agua diarios para el consumo familiar y el riego de sus cultivos.

En este sentido, Wilfredo Alfonzo, ingeniero agrónomo de AC, explicó que el agua en la zona proviene de pequeñas quebradas y es generalmente escasa. “El impacto en la comunidad ha sido grandioso ya que se están beneficiando 22 familias. Otros vecinos se animaron a construir un pozo más y ya se encuentran en la última etapa de fabricación”.

Esta obra lograda gracias a la organización entre vecinos, obedece a que los participantes del Proyecto Huertos Familiares, vieron los resultados obtenidos de sus siembras y sintieron la necesidad de continuar, pero esta vez contando con un sistema de riego que permitiera el buen desarrollo de los cultivos. “Estas tierras son de vocación agrícola y las expectativas de los vecinos es poder desarrollar y mantener sus cultivos  en los diferentes ciclos de siembra”, dijo Alfonzo, asegurando que el pozo se hizo de forma manual.

“Lo hicimos con una broca o mecha conectada a una serie de tuberías metálicas de 3/4 y no se necesitan muchos recursos, sólo utilizamos tubos de PVC de 4 pulgadas, gravilla y listo”, dijo.

Ahora, más de veinte familias con patios y terrenos productivos, cuentan con el suministro frecuente del vital líquido. Este hecho se extiende al uso del agua en los hogares, en donde los miembros de la familia ya no se preocupan por la carencia y ahora cuentan con el valioso recurso para cocinar y el aseo personal, además de practicar de forma eficaz las medidas de prevención ante la propagación del Coronavirus.

El Agrónomo de Acción Campesina en la zona, manifestó que el cambio en la dinámica diaria de las familias beneficiadas fue radical. “Ahora estas personas no sienten la preocupación de comprar cisternas de agua, que tienen un costo de 800 mil bolívares por cada mil litros. Mi esposa está feliz y ahora, al igual que los vecinos, puede regar el jardín y el huerto”, refirió.

Vecinos organizados logran obtener agua subterránea tras años de penurias

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

A %d blogueros les gusta esto: