Todos los días, a partir de las seis de la mañana, se empieza a escuchar en el espectro radioeléctrico, un sonido de trompetas que anuncia El Toque De Diana, hora de desprenderse de los brazos de Morfeo y también la hora del despertar de conciencia ciudadana. Es por ello que todos los lunes, a partir de las 8:30AM, el Toque de Diana entona Un Toque de Civilidad, con un espacio dedicado a dar luces sobre ética, ciudadanía y valores ciudadanos, de la mano de Manuel Gómez Naranjo, Director General de Acción Campesina y bajo la conducción de Diana Carolina Ruiz, presentadora y productora del espacio radial.

Temas relacionados con lo que significa ser un buen ciudadano, la venezolanidad, el paternalismo de Estado, la Democracia, la República y el rol de la Sociedad Civil Organizada, forman parte del compendio que aborda el director de Acción Campesina cada semana.

Este lunes 2 de agosto, el tema que dio en la diana fue el papel que las Organizaciones de la Sociedad Civil tienen en estos tiempos de crisis. A juicio de Gómez, las OSC deben modelar conductas ciudadanas positivas que sirvan de referencia y de orden frente al caos creciente y dé esperanzas frente a la fatalidad que parece omnipresente e inapelable.

“Las Organizaciones de la Sociedad Civil en este momento que atraviesa el país,tienen una enorme responsabilidad, en cuanto a que sirvan de referencia y de orden frente al caos creciente y que sirvan, además de fuente de esperanza frente a la fatalidad que parece que estuviera por todos lados. Ellas deben ser estructuras continentes para una sociedad que pareciera que se deshilacha por todos lados,” afirmó Gómez

Entre esas conductas modeladoras de conductas positivas, señala el directivo de Acción Campesina que se encuentran:

Respetar a la gente, lo que supone tratar a las personas como adultos en los que se valora más sus capacidades que sus carencias. Cuando apela a la responsabilidad de la gente ésta reacciona positivamente, pero cuando acentúas su condición de pobreza, sus debilidades puedes generar mayores niveles de dependencia.   

Ser responsables, lo que va desde, el simple compromiso de llegar a tiempo a las citas convocadas, hasta hacerse cargo de los fallos y los errores en que los que hubiéramos podido incurrir

Cumplir las promesas, lo que impone que solo se pueden asumir responsabilidades sobre  aquello que está bajo nuestro control. Es muy delicado ser aquiescente con esas demandas dolorosas que, íntimamente, sabemos que no podemos cumplir.

Jugar limpio: Jugar con las cartas sobre la mesa, deponiendo esa tendencia, tan común en mucha gente, de esconder el As bajo la manga para sacarlo en algún momento de fragilidad o de fortaleza extrema del otro.

Gestión democrática del poder: Las organizaciones manejan información, gestionan unos pocos recursos y eso es poder; si ese poder se transfiere a unas pocas personas de la comunidad se consigue el efecto indeseado de concentrar el poder, de tal manera que hay que ser transparentes y democráticos con el manejo de la información y los recursos que administran las organizaciones.    

Cuidado con el populismo pedagógico: Evitar la complacencia demagógica para no comprometer a la gente en utopías sin fundamento y sin futuro. Nadie tiene el derecho de embarcar a otros en sueños delirantes que personalmente no se esté dispuesto a experimentar en carne propia.

“Nosotros hemos constatado que cuando se actúa en la comunidad con rectitud, la gente lo valora y eso se multiplica. En esta situación actual en la que está el país, donde la gente es atropellada por quienes deberían protegerla, hay que construir relaciones de respeto. Cuando nadie asume sus responsabilidades, ser responsable. Cuando se multiplican las promesas que nadie cumple, pues, cumplir las promesas. Cuando hacer trampa es lo que rigen las relaciones humanas, jugar limpio (…) Esas actuaciones de las OSC en las comunidades en donde hacen vida se convierten en los símbolos de las conductas deseables.”

La aspiración es que millones de experiencias de este tipo se multipliquen por la ciudad y los campos del país y de esa manera se podrá tener una sociedad más civilizada, más empoderada y con mucho más bienestar, puntualizó Gómez Naranjo.

Un toque para despertar la conciencia ciudadana

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

A %d blogueros les gusta esto: