En el marco del Día Mundial de la Alimentación, la Organización de las Naciones Unidas de la Alimentación y la Agricultura, ONUAA, o más conocida como FAO, presenta el mensaje de ‘’Cultivar, nutrir, preservar juntos ’’, el cual promueve la agricultura y la importancia de todos los actores que participan en ella, desde la siembra hasta la comercialización. De esta forma, los alimentos cultivados nutren a las personas, y a su vez, les impulsa a preservar los recursos para que siga siendo una actividad sostenible, como en el proyecto Huertos Familiares  que impulsa Acción Campesina en 21 municipios del país.

Nuestras acciones son nuestro futuro, es el otro mensaje que envía la FAO este año. El mismo tiene mucha similitud con el mensaje principal de Acción Campesina, Juntos Cambiamos Vidas para Construir Futuros. Ambos hacen referencia a que las acciones presentes son las que construyen el porvenir. En este sentido, Acción Campesina busca asegurar, para los días venideros, una alimentación más saludable en las comunidades donde se ejecuta el Proyecto Huertos Familiares.

El proyecto Huerto Familiares contribuye a erradicar el hambre en Venezuela

Huertos Familiares comenzó en el año 2018. Tiene como propósito la promoción de la producción de alimentos orgánicos, sin la implementación de químicos, en los patios de las casas. En principio las cosechas están destinadas a que las familias se alimenten, y de quedar un excedente, estás lo donan a otras familias, hospitales, comedores, cambian por otros productos y en última instancia,  los comercializan.

De acuerdo con datos suministrados por Yelmi Urrutia, coordinadora nacional del proyecto, inició sus operaciones en los municipios Pedro Gual y Guaicaipuro, del estado Miranda con 115 familias. La meta es que cada municipio tuviera 80 familias. Actualmente hay 2.500 familias en 21 municipios de Venezuela, participando en el proyecto.

La segunda fase del proyecto inició en el mes de agosto del 2019, con seis municipios. Cada Municipio tiene un ingeniero agrónomo para la asistencia técnica, como también un componente psicosocial. Otro dato relevante es que el 60% de las responsables de los huertos son mujeres.

Según Manuel Gómez, director  general de Acción Campesina, el proyecto

«ayuda al autoconsumo y con la venta de excedentes, las familias generan ingresos extras para complementar la compra de otros alimentos. En este sentido,  los huertos han sido una contribución extremadamente importante para las familias que están participando’’

Superando las metas

La meta de producción es de 40 kilos por huerto. El mismo puede producir varios ciclos, por lo que se estima que pueden llegar a más de 120 kilos por huerto, si es bien manejado.

Sin embargo, los datos que maneja Acción Campesina han demostrado que hay huertos que producen mucho más de lo estimado, llegando hasta 800 kilos por huerto de un solo rubro. Tal es el caso de la familia del sr. Ricardo Freites, del sector El Cantón en la parroquia San Francisco de Macaira, en el mcpio. José Tadeo Monagas del estado Guárico, quien cosechó casi 800 kilos de caraotas negras en un ciclo de siembra.

Afirma la ingeniera a cargo del proyectos, que en los últimos tres meses se han producido unas 80 toneladas de alimento, por 846 familias.

Como coordinadora del proyecto, Urrutia ha podido presenciar que los miembros de familias, que en su mayoría se encuentran en inseguridad alimentaria, tienen un cambio en su apariencia física después que comienzan a consumir lo que han cosechado. Tanto el cabello como la piel, se les nota más saludable.

Rubros que se cosechan en los huertos familiares

Los rubros con los que inició el proyecto son los de rápida cosecha como calabacín, cilantro, lechuga, y otras hortalizas, a fin de que las familias pudieran alimentarse en lo inmediato.

De igual forma se han cosechado leguminosas, como caraotas negras, quinchoncho y habas, éste último en el estado Mérida. También se incluyen los rubros como la remolacha, zanahoria, acelga, rábano, pimentón, cebollín, pepino, berenjena, calabacín, ají, entre otros. En total son 35 rubros que se han cosechado.

Actualmente los cultivos se encuentran en el ciclo de invierno, cuyo rubro predominante es el maíz. Hasta los momentos el municipio donde se ha cosechado mayor cantidad de maíz es el Municipio Guaicaipuro del Estado Miranda, con más de 20.000 kilos de este rubro.

Las familias le dan muchos usos a este cereal, como el consumo fresco en cachapa, hallaquita de hoja, mazamorra, o acompañante en la sopa. También dejan secar el maíz para hacer harina, destinada a las arepas, atoles, y la alimentación de animales.

Yelmi comenta que ‘’una familia puede cosechar 8 rubros distintos o más, dependiendo de la época del año’’. Según los comentarios de los beneficiarios, en esta época de pandemia se han salvado gracias al huerto. ‘’Cada alimento que cosechas en tu casa significa ahorro’’.

Desafíos del proyecto 

Yelmi comenta que hay desafíos comunes como en todas las siembras orgánicas:  el clima, las plagas, las semillas sin germinar. Sin embargo, se han sorteado con éxito estas dificultades.

Por su parte, el director de Acción Campesina, Manuel, enumeró algunos de estos desafíos:

  • Huertos que no tienen acceso al agua. Es un factor determinante por el que muchos huertos pueden producir menos de lo estimado. En esta última etapa del proyecto se han instalado soluciones de agua, como tanques de almacenamiento o habilitación de pozos profundos, para poder paliar la situación y mantener activos los huertos.
  • Escasez de gasolina: Esto dificulta el acceso de los técnicos e ingenieros que prestan asistencia a las comunidades donde se ubican los huertos. En casos de suma urgencia, se ha tenido que acudir al mercado paralelo para adquirir el combustible. En otros casos, los participantes o asistentes técnicos se han visto en la necesidad de caminar largas distancias, ir en bicicleta u optar por medios de transporte que consuman menos combustible.
  • Acceso a semillas garantizadas. Para superar las dificultades, en cuanto a la calidad de las semillas, se les invita a los participantes a reproducir sus producir sus propios bancos de germoplasma, partiendo de los frutos de sus cosechas, lo que convierte al proyecto en promotor de una agricultura sostenible.

De esta forma, Huertos Familiares es un proyecto que reafirma el mensaje y los objetivos de la FAO, este año por el Día Mundial de la Alimentación.

Por: Ismar Figuera

Con el proyecto Huertos Familiares, Acción Campesina reafirma el mensaje de la FAO en el Día de la Alimentación

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

A %d blogueros les gusta esto: