Acción Campesina empodera a 21 nuevas emprendedoras de la población mirandina de Birongo, que se unieron al programa Autonomía Económica de la Mujer Campesina

“Cuando las veía ahí, sentadas, con la mirada llena de dudas y de temores, me veía reflejada en cada una de ellas. Creo que era el mismo temor que sentí cuando asistí al primer taller de Tecnologíadel Cacao al chocolate con la Fundación Macuare y la Asociación civil Acción Campesina. Era una mezcla entre entusiasmo y susto, porque no tenía ni ideas de para qué me iba a servir el aprender eso”, confesaba Hilda Marcano, una de las instructoras del taller de bombonería, organizado por Acción Campesina en la población de Birongo, estado Miranda.

Se refería a las 21 mujeres que forman parte del taller de chocolates artesanales, que dicta Hilda junto a Felix González e Iris Ramírez, como una actividad relacionada con el proyecto denominado: Autonomía Económica de la Mujer Rural que también  ejecuta Acción Campesina en las poblaciones rurales de los Estados Miranda, Cojedes, Mérida, Sucre y Guárico.

“Al estar frente a las chicas de Birongo me sentí sumamente útil porque las miradas de todas las presentes era algo así como que se preguntaban: ¿qué podemos hacer? ¿Será que yo puedo? … Y cosas como esas­, y yo les recordaba lo que nos decía el Sr. Heriberto Araujo de AC, cuando nos repetía a cada cinco minutos que era para mejorar nuestra calidad de vida. Y así fue, en dos semanas ya estábamos moliendo cacao y haciendo nuestros primeros chocolates”, continúa Hilda.

Hilda es una mujer alegre, docente de vocación y por pasión. Llegó a tierras barloventeñas tras el amor de quien hoy es su marido, luego del deslave de Vargas. En ese entonces, no conocía siquiera lo que es una mazorca de cacao. Sin embargo, hoy es una aventajada chocolatera que ha sabido remontar la cuesta de la crisis gracias a su temple, al apoyo de su esposo y a la venta de chocolates elaborados por ella misma.

Cuando Acción Campesina planteó la posibilidad de participar como instructora en los talleres de Inducción a la Chocolatería Artesanal en Birongo, fue la primera en alzar su mano. Fue así que, como Tres Mosqueteros, Hilda, Félix, Iris y su inseparable D’Artagnan Heriberto Araujo, Coordinador del Proyectos de AC  en la zona, se dispusieron a combatir el mal sabor y el desamparo que deja la crisis con inusuales armaduras.

Con sus cacerolas, pesos, sartenes, delantales, gorros y granos del oro negro vegetal como únicas armas, estos cuatro soñadores emprendieron la facilitación del segundo taller de chocolatería artesanal con la participación de 21 mujeres de Birongo y caseríos aledaños.

Bajo la mirada atenta de los instructores, estas nuevas aprendices del arte de la chocolatería, extraían con sus molinos,  la negra savia de la almendra tostada.

Mientras giraba la máquina de moler granos, Hilda, Félix e Iris notaban cómo cambiaba la  expresión de las mujeres: “Ahora las veía con una cara llena de esperanzas. Es muy difícil no ver lo que estamos padeciendo en este país, pero hay mucho por hacer, y no desanimarse es fundamental, porque aunque suene un poco egoísta, las mujeres sabemos cómo administrar todo y este país sale adelante es trabajando, aunque ellas – dijo Hilda refiriéndose a las participantes– estén en este rincón apartado del país.”

Ahora, estas 21 mujeres, beneficiarias del Programa Autonomía Económica de la Mujer Campesina, culminaron esta etapa de su aprendizaje con energías renovadas, sabiendo que se les abren las puertas a un mundo por descubrir, con la certeza de poder elaborar maravillas con el cacao que anteriormente vendían a intermediarios y así generar ingresos, tener un empleo propio y estable.

“Las muchachas de Birongo no sabían que tenían petróleo, es decir el cacao, ahora, gracias a estos talleres encontraron la luz. Ellas pueden transformar esa materia prima en productos que puedan mejorar su calidad de vida. Ellas también deben aprender a extraer la manteca de cacao para que la vendan a la chocolatera que está en el pueblo, porque ellos no producen ese sub producto. Si Acción Campesina continúa dictando estos talleres que son costosísimos a poblaciones pobres, esos lugares pueden  salir de la oscuridad.”

Con sabor a chocolate artesanal, mujeres de Birongo combaten la crisis
Etiquetado en:                    

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

A %d blogueros les gusta esto: