Rebaños de ganado

En la actualidad, la crisis alimentaria no es solo un problema de altos precios y escases de productos, sino que también está relacionada con la calidad de alimentos que consume el venezolano afectando la seguridad y soberanía alimentaria del país.

De acuerdo a estudios de la FAO, la agricultura de monocultivo es una causa determinante del deterioro de las familias rurales por los riesgos económicos y la vulnerabilidad de la actividad económica que contribuyen al éxodo a las ciudades, ahondando con ello los problemas de desempleo e inseguridad.

Ha quedado ya demostrado que ese modelo basado en paquetes tecnológicos especializados ha fracasado significativamente en términos de sostenibilidad y equidad. En los casos en que no ha fallado, se debe de una u otra forma, al subsidio de la producción, lo que a su vez  conlleva a negativos costos ambientales.

El reto

Llaneros cabezas de familia responsables del trabajo en las granjas integrales

Acción Campesina, en alianza con el Grupo Social CESAP y con el apoyo del Fondo para el Medio Ambiente Mundial, asumió el reto de desarrollar un sistema agrícola que involucre la diversificación de la producción, el reciclado de materiales orgánicos, la conservación del suelo, el agua y la biodiversidad, en un proyecto de granjas integrales autosuficientes, en la comunidad de El Rosario, al sur del Estado Cojedes.

LEER TAMBIÉN: http://accioncampesina.com/?p=775

“Estas granjas integrales autosuficiente se pueden desarrollar en una extensión de tierra de poca o mediana dimensión, donde se realizan determinadas actividades agrícolas (vegetales o animales) y ambientales, compatibles entre sí,  desarrolladas de manera simultánea de ser posible y  que aprovechado de manera adecuada dichos recursos,  no solo puede garantizar el manejo sostenible del agroecosistema, sino el autoconsumo de alimentos a la familia y la  generación de un excedente para su comercialización  que  permita generar  ingresos  y  ciertos ahorros”, informó el Ing. Agrónomo Ricardo Bello, líder del proyecto, por Acción Campesina.

Al Sur de Cojedes, un sueño germina

En los llanos cojedeños no todo es “monte y culebra”, también es una zona donde florecen los sueños. A pesar de las condiciones

El Ingeniero agrónomo Ricardo Bello explica a la familia como se procede a trasplantar la leucaena desde el vivero

climáticas del estado Cojedes, que tiene dos estaciones muy marcadas, como son invierno y verano, al sur de esa entidad llanera germina el proyecto de granjas integrales autosuficientes, de la mano de Acción Campesina.

“Estamos trabajando en 160 hectáreas, distribuidas en 4 granjas integrales autosostenibles. Empezamos por el acondicionamiento del terreno, la optimización de la producción de alimentos agrícolas,  pecuarios y subproductos, hemos capacitado a productores, estudiante y a miembros de las familias productoras para mejorar sus conocimientos sobre el manejo de tecnologías sostenibles aplicadas a una granja integral”, agregó el Ing. Bello.

En estas tierras, donde las principales actividades económicas son la agricultura y la ganadería bajo los modelos tradicionales de monocultivos y ganadería de carne de cría extensiva, nos hemos dado a la tarea de diversificar esas prácticas “para que no solo sea ceba y levante de mautes, sino que también produzcan leche y potenciar la elaboración de queso”.

LEER TAMBIÉN: http://accioncampesina.com/?p=650

Sin embargo, la empresa no ha sido fácil, pues además del clima se suma el problema de la alimentación de los animales. “Para solventar este inconveniente, estamos tratando de incorporar lo que se llama Bancos de Proteínas, que se hacen con plantas forrajeras, con alto contenido proteico”.

Actualmente se está realizando la fundación de los bancos de proteínas con 800 plantas forrajeras, que han sido probadas agronómicamente, desde el punto de vista agroforestal, para ser utilizadas como alimentación animal alternativa, para sustituir la ingesta de alimentos concentrados.

Para el Ing. Ricardo Bello, esta iniciativa es un proyecto ambicioso, porque no solo abarca la producción de ganado bovino, sino también de otras especies como cabras, cerdos y aves de corral para diversificar la producción. Además de la incorporación de un módulo apícola en la zona, para lo cual habrá que preparar plantas de floración permanente en el área. Pero lo mejor de todo, asegura Bello, es que los beneficiarios están ganados a la idea, están emocionados y ávidos por aprender de esta nueva experiencia.

Granjas Integrales Autosuficientes, un futuro presente al Sur de Cojedes

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

A %d blogueros les gusta esto: