¿Es posible desarrollar proyectos sostenibles para pequeñas explotaciones ganaderas?

Esta es una interrogante que nos hemos atrevido a explorar  a través de nuestro proyecto “Unidades Demostrativas de Tecnologías Comprobadas (UDTC) adaptadas al llano venezolano” que se desarrolla en el municipio Girardot del estado Cojedes. Un proyecto realizado en alianza con el Grupo Social CESAP con el apoyo del Fondo para el Medio Ambiente Mundial, que forma parte del sistema de Naciones Unidas.

El Proyecto “Granjas Integrales Autosostenibles: Unidades Demostrativas de Tecnologías Comprobadas (UDTC) adaptadas al llano venezolano” tiene como objetivo general el “Diseño y establecimiento de un modelo práctico para la demostración de Tecnologías Comprobadas en el área agroecológica de los llanos venezolanos a partir del cual se pueda impulsar un proceso de transferencia de esas tecnologías entre los productores de la zona y de otras regiones del país”.

Ese gran objetivo se decompone, a su vez, en cuatro objetivos específicos, a saber:

  1. Establecer granjas integrales autosostenibles que integren de manera complementaria y asociada los componentes de agroforestería y silvopastoril con una perspectiva de conservación del ecosistema,
  2. Realizar un proceso de transferencia tecnológica orientado hacia las áreas de influencia del proyecto con miras a favorecer la adopción de algunas de las líneas tecnológicas implantadas en las granjas integrales autosostenibles,
  3. Fortalecer las capacidades de gestión y manejo de una granja integral autosostenible que involucre a todos los miembros de la familia, enfatizando el papel de la mujer y de los jóvenes como garantía para la sostenibilidad del modelo y
  4. Garantizar una adecuada gestión del proyecto para viabilizar el logro de los propósitos previstos.

Para el logro de estos objetivos se programó una serie de actividades agrupadas en 4 conjuntos según cada objetivo específico. El primer conjunto de actividades se orientan a habilitar las tierras para la instalación de las Granjas Integrales Autosostenibles (GIA) integrando actividades agrícolas y de cría de animales  en sistemas silvopastoriles y de agroforestería. En el segundo conjunto resaltan las actividades demostrativas y de transferencia tecnológica a través de días de campo, capacitación, asistencia técnica y difusión de prácticas y resultados; El tercer conjunto contempla  lo relativo a las acciones para fortalecer las capacidades gerenciales, administrativas y de manejo técnico de las granjas, y el cuarto y último conjunto de actividades se orienta a garantizar una gestión eficiente del proyecto tanto programática como administrativa.

En cuanto a los resultados esperados se detallan los siguientes:

  •  Habilitación de 160 hectáreas para el desarrollo de 4 granjas integrales autosostenibles.
  • Optimización de la producción de alimentos agrícolas,  pecuarios y subproductos  en 160 hectáreas de agrosistemas de trópico seco, distribuidas en 4 granjas integrales autosostenibles.
  • 100 productores y estudiantes de ciencias agrarias del área de influencia del proyecto (Hombres, mujeres y jóvenes)  han participado en alguna de las actividades de transferencia tecnológica programadas en las granjas integrales autosostenibles.
  • 500 productores y estudiantes de ciencias agrarias han sido informados sobre el modelo de Granjas Integrales autosostenibles desarrolladas a través de un proceso de difusión de los resultados del proyecto.
  • 20 personas integrantes de las familias productoras han mejorado sus conocimientos sobre el manejo de tecnologías sostenibles aplicadas a una granja integral.
  • 10 personas integrantes de las familias productoras han incorporado conocimientos básicos y prácticos sobre la Gestión administrativa y de comercialización de las granjas integrales autosostenibles.

La participación de la comunidad en el proyecto se ha venido dando por diferentes vías y en distintos momentos, a saber:

  • Reuniones con los beneficiarios para acordar los contenidos del proyecto –
  • Conformación de un grupo de productores para realizar actividades de cooperación entre ellos. –
  • Aporte de mano de obra familiar para la implementación de las prácticas agroecológicas-
  • Reuniones con el grupo de trabajo para valorar los avances y ajustes que habría que hacer al proyecto, así como evaluar los resultados e impactos alcanzados al finalizar el mismo. –
  • Reuniones con las escuelas para coordinar actividades de educación agroecológicas.

Te dejamos una galería de imágenes donde se puede apreciar parte del proceso en pleno desarrollo.

 

¿Quieres conocer un modelo sostenible para la actividad silvopastoril? En Cojedes estamos desarrollándolo

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *