Abrigados por el calor del pueblo de Barlovento y por la simpatía de su gente, se realizó el foro Productores de Barlovento: Derecho a la Propiedad y al Trabajo, promovido por la Asociación Civil Acción Campesina en alianza con Amnistía Internacional y la Asociación de Productores de Cacao de Venezuela (ASOPROCAVE) y con el apoyo de la International Land Coalition para América Latina y el Caribe (ILC-ALC).

Cerca de doscientos productores agrícolas de la zona, representantes de la industria cacaotera y chocolatera del país, así como de gremios del área, se dieron cita en este evento que permitió darle voz a los pequeños y medianos productores de la región.

Aseguran que sus derechos han sido violentados.

“A mi hijo le quitaron cinco sacos de cacao para dejarlo en libertad. Y yo les dije que lo pasaran a Fiscalía, porque si lo llevan a Fiscalía, ni el olor ni las conchas les iba a dejar porque nosotros tenemos nuestra Carta Agraria, estamos trabajando por lo legal. Entonces, tenemos que organizarnos y tomar decisiones e iremos hasta donde nos mande la Ley. Pero no nos vamos a doblegar. El cacao es de nosotros y somos los que lo trabajamos”, aseguró Ciro Martínez, presidente (Asoprocave).

Denuncian, además, el monopolio en la comercialización del grano, desde el pasado mes de enero, cuando se decretó la paralización de toda la exportación del cacao.

“Qué ha pasado con eso – se pregunta Martínez- el problema empezó con un grupo de empresarios del país y fue abarcando todo el circuito cacao hasta llegar a nosotros. Porque yo quiero saber, qué productor está comercializando un grano de cacao libremente como se hacía seis meses atrás. No hay quien pase por una alcabala que la policía o la Guardia no se lo decomise. Todos hemos sido víctimas de un perseguimiento, de un acoso por parte de las autoridades competentes. Ahora el Estado, como autoridad que es y que nosotros elegimos, nos quiere controlar porque nos quiere meter la mano en el bolsillo, aparte que ya nos la metieron en el estómago,” dijo el representante de Asoprocave.

El especialista en Derecho Agrario y profesor universitario, Juan Fernando Marrero, indica que “La Constitución dice que están prohibidos los monopolio, por qué entonces se quiere un monopolio estatal como lo es la Corporación Mirandina de Cacao (…) Los funcionarios y administradores del Estado no son dioses del Olimpo, están obligados a cumplir con la ley. Asegura, que constitucionalmente, tenemos una justicia de paz, pero vivimos en una situación de permanente violencia (…) Existe la libertad de trabajo, libertad de comercio, libertad de empresa, de industria y por consiguiente de Agroindustria. Lo dice la Constitución, no el profesor Marrero. Sin embargo, entiendo que hay situaciones, particularmente en el estado Miranda, donde se está, de alguna manera, forzando, por no decir obligando a los productores de cacao a entregar parte de su cosecha a funcionarios que representan la autoridad.”

Pero las denuncias continuaban y caían como lluvia en tiempos de ciclo sanjuanero.

“También nos sentimos perjudicados por las personas que usan uniforme y compran el cacao al precio que ellos digan. Nosotros nos sentimos afectados por las personas que deberían ayudarnos. Si el cacao vale tanto y es importante para todos, por qué tenemos que pagar el precio que ellos quieren. Aquí en este foro entendimos que si conocemos nuestros derechos podemos defendernos y defender nuestro cacao, porque ahorita está siendo producto de mucha demanda, pero no de una manera beneficiosa para el productor, sino para los que llamamos ‘de mano negra’ y no trae ningún beneficio para nosotros”, afirmó Hilda Marcano, productora del Mcpio. Pedro Gual (Cúpira).

De igual manera, Manuel Gómez Naranjo, Director General de Acción Campesina, destacó la importancia de impulsar acciones que contribuyan a enfrentar la violación a los derechos vulnerados por estos pobladores rurales.

“Pareciera que las políticas públicas para el sector agrícola y otras áreas de la economía parecieran diseñadas para generar pobreza, eso es peligroso porque si se llega a niveles de pobreza extrema, la gente termina conformándose con poco (…) Si aceptamos que el gobierno se quede con el 20℅ de la producción, habría que preguntarse ¿por qué hay que aceptar eso? ¿Cuál es el papel de un Estado moderno ¿su papel es hacer negocios? Su papel es el de generar servicios de calidad. En vez de estar comprando cacao por qué no se ocupa de lo que se tiene que ocupar. Esa es la pregunta fundamental que tenemos que hacernos. Y que dejen a las personas que están en la iniciativa privada que se dediquen al negocio y que paguen los impuestos que tengan que pagar y que esos recursos se utilicen en servicios, como educación y salud de calidad. Por qué estamos obsesionados en cometer errores y a someter a nuestro pueblo a la pobreza,” sentenció. 

Durante el evento, los asistentes designaron un grupo de trabajo, denominado “Comisión de defensa de los derechos de los productores de cacao y chocolate de Barlovento”, con la intensión de elaborar un plan de acciones que contribuya al diseño de estrategias y mecanismos que permitan restituir la garantía de esos derechos violentados.

 

Productores de Barlovento defendieron su derecho a la Propiedad y al Trabajo

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *