En los momentos de dificultad existen personas que trabajan para dar lo mejor de sí y poder brindar apoyo a los demás, aun cuando su propia vida se encuentre en riesgo. Gente que contribuye a hacer la existencia de otros un poco más fácil. Que allanan el camino pedregoso.

A propósito de celebrarse el 19 de agosto el Día Mundial de la Asistencia Humanitaria, queremos compartir la historia de la Doctora Yusmiriam Rodríguez, una colaboradora ejemplar, que apoya al equipo de Acción Campesina en el municipio Monagas del estado Guárico, con mística, profesionalismo y bondad.

Conoce a ésta, nuestra Héroe sin capa de la semana

Yusmiriam Rodríguez, 55 años, egresada de la Universidad de Los Andes con una especialidad en medicina integral comunitaria. Ella apoya al equipo de Acción Campesina, acompañando y brindando atención médica y charlas educativas sobre prevención contra el Covid-19, en los sectores aislados en los que el sistema de salud resulta precario

“Como médico sé la condiciones y la realidad del sistema de salud, el cual no cuenta con los recursos necesarios para atender una masiva contaminación en la población”, así lo señaló  la Dra. Rodríguez al referirse a la difícil situación que viven quienes forman parte del personal médico en Venezuela.

Yusmiriam es una gran aliada para Acción Campesina. Sorteando todos los obstáculos que representa el hecho de la falta de gasolina, la amenaza de contraer el virus, de la escasez de insumos médicos, se arma de energía positiva y recorre las comunidades donde esta institución ejecuta el proyecto Huertos Familiares, para llevar charlas educativas a estas personas tan alejadas de la ciudad y de los más elementales servicios sanitarios.

“Cuando Acción Campesina me invitó a realizar charlas educativas vi la oportunidad de brindar apoyo y servir”.

Actualmente, la pandemia por COVID-19 ha sido un escenario que les ha permitido a las personas que trabajan por el bienestar de los demás, seguir adelante, a ser más humanos, más activos y luchar contra las adversidades.

Texto: Yerelyn Rudas M.

Apoyo y solidaridad: historias que merecen ser contadas

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

A %d blogueros les gusta esto: