Foto: Diario Última Hora

Venezuela enfrenta una grave crisis que podría agudizarse en los próximos días ante la cuarentena social impuesta para frenar el avance del virus COVID-19 y a la escasez de combustible en el país. Éste último aspecto mantiene en jaque la producción de alimentos y también su acceso a las grandes ciudades que dependen de lo que se produce en el campo. Así lo dio a conocer Manuel Gómez Naranjo, director general de la Asociación Civil Acción Campesina. A su juicio, la falta de gasolina y otros derivados del petróleo, han generado un efecto dominó en la frágil economía local, lo cual recrudecerá el desabastecimiento de los rubros agrícolas en los mercados nacionales.

Foto: Manuel Gómez Naranjo/Dir. Gral. Acción Campesina

Muchos de nuestros productores agrícolas, así como de gremios que los reúnen, aseguran que estas condiciones caóticas han hundido más al sector agroproductivo, ya bastante golpeado en los últimos años.

 “La crisis no es la del virus, la verdadera crisis es la del combustible – señaló el Ingeniero Jesús Daniel Ramírez, productor agropecuario de la zona de Altagracia de Orituco y miembro del Directorio Ampliado de Acción Campesina en el estado Guárico– Es la crisis energética, la que mantiene a los vehículos de trabajo parados, el transporte de personal paralizado, así como el transporte de insumos, de productos terminados que no pueden salir a los centros de consumo, el transporte de repuestos, solo por nombrar algunos.”

Ing. Jesús Daniel Ramírez/Productor Agropecuario

Agregó Ramírez que la escasez de combustible está provocando que se pierdan las cosechas en el campo y los alimentos no lleguen a los hogares venezolanos.  “Las ciudades se están quedando sin alimentos y en algunos días el campo se quedará sin producir. Nosotros, como productores, nos vemos afectados porque hay una cantidad de productos que se quedarán sin llegar a las ciudades y que posteriormente se dañarán, como ya está sucediendo a los productores de hortalizas, a los productores de tomate y de cebollas que son rubros que se dañan rápido. Después de eso, vendrá la descapitalización y un retraso más en la ya menguada producción que existe,” alertó Ramírez.

De igual manera, José Luis Rosa Manuitt, productor y miembro de la Asociación de Productores del Orituco de Leche y Carne, APOLECA, manifestó su preocupación debido a la cercanía de la nueva temporada de siembra.

José Luis Rosa Manuitt/Miembro de APOLECA

“Peligra el ciclo de invierno, la siembra y producción de cereales, esos trabajos deben empezar la segunda quincena de abril. Pero para que el ciclo inicie se debe acondicionar la maquinaria y no tenemos ninguna seguridad de que el Plan de Siembra Privada se ejecute por falta de combustible, falta de electricidad, de repuestos, de semilla, de fertilizantes, falta de cauchos… en fin, el país se sumirá, Dios quiera que no, en una hambruna generalizada, calculada en unos tres meses.”

El negocio del salvoconducto

Cortesía Desktop

Los productores del llano, al igual que los de las tierras andinas, ven con tristeza y angustia cómo el esfuerzo de su trabajo se pierde en largas colas para surtirse de combustible.

El productor Rosa Manuitt, señaló que la producción de quesos también se ve afectada por lo difícil que se ha vuelto la colocación del producto en los anaqueles de los comercios fuera de la entidad guariqueña.

“No digo que no se pueda transportar el queso, pero cuesta mucho por el tema del combustible y del salvoconducto. Ya los salvoconductos se están convirtiendo en un negocio también para las autoridades. Ya hay varios testimonios por allí que le están cobrando en dólares. Entonces los grandes centros poblacionales se van a ir quedando poco a poco sin comida. De Los Andes no están saliendo ya las hortalizas o salen muy pocas por el mismo problema del combustible, esto es un caos que el gobierno no explica. Todavía no ha dado una explicación de qué está pasando con el combustible. Todo lo que tenemos son rumores y conclusiones que uno mismo saca. No hay un pronunciamiento oficial, no sabemos cuál es realmente el inventario de combustible con el que se cuenta, cómo se va a repartir ese combustible, de manera tal que alivie un poco lo que es la parte de la producción y nos sentimos a la deriva y en una incertidumbre total.”

Productores exigen combustible para el sector primario

Algunos productores y transportista de alimentos perecederos vaticinan que la crisis terminará provocando pérdida de cosechas, desabastecimiento alimentario y subida del precio de las materias primas agrícolas. “Recuerden que del campo depende la alimentación del país, no es juego. No estamos pidiendo combustible para pasear, para irnos a la playa. No estamos pidiendo combustible para comercios que no sean necesarios. Estamos pidiendo combustible para el sector primario del país: la producción de alimentos. Que ellos vean qué le van a dar de comer a sus hijos en el momento en que ya los productores no puedan mandar nada a las ciudades,” indicó Ramírez.

Por su parte, el directivo de Acción Campesina reiteró el llamado a las autoridades a fin de consolidar políticas tendientes a proteger los Derechos Humanos, en especial el derecho a una alimentación adecuada, tan esencial en todo momento y especialmente en tiempos de crisis. 

La crisis, buen momento para la solidaridad y para la exigibilidad

Llaneros cabezas de familia responsables del trabajo en las granjas integrales

Gómez Naranjo también destacó que este puede ser un buen momento para demostrar la solidaridad y para demandar responsabilidades al gobierno.

Las Organizaciones de la Sociedad Civil y la población en general estamos abiertos a sumarnos a generar soluciones que contribuyan a que los productores agrícolas puedan resolver, aunque sea de manera parcial, la enorme crisis que agobia al país: tenemos presencia y conocimiento de la realidad rural que ponemos a la orden del país para sumarnos a un gran esfuerzo colectivo -una suerte de Mesa para atender la emergencia agrícola- para ponerle freno a esta tragedia que se nos viene encima. Al mismo tiempo, exigimos a las autoridades competentes poner la prioridad en la gente y en la producción, más que en la política, antes de que sea demasiado tarde.

Cuarentena y falta de combustible, el coctel perfecto para una hambruna en el país

3 pensamientos en “Cuarentena y falta de combustible, el coctel perfecto para una hambruna en el país

  • 2 abril, 2020 a las 4:02 pm
    Enlace permanente

    verdaderamente, atravesamos momentos difíciles, como funciona o avanza un país sin gasolina, sin gas, y lo mas triste es que nuestro país, no debería padecer de este tipo de cosas.

    Responder
  • 2 abril, 2020 a las 8:15 pm
    Enlace permanente

    Un artículo muy completo donde se hace el analisis del problema y se presentan sugerencias para posibles soluciones. La solidaridad en tiempos de pandemia, es vital para acometer soluciones que puedan ayudar en esta problemática que afronta actualmente el sector agrícola productivo.

    Responder
  • 3 abril, 2020 a las 10:11 am
    Enlace permanente

    A esta realidad, no escapa el municipio AEB del estado Lara, el sector agrícola está comprimido. Las políticas públicas que beneficie a este, no existe. Los insumos agrícola se consiguen bachaqueados a precios muy altos impactando esto en el producto final,. La gasolina también es un dolor de cabeza y para completar las vacunas que tiene que pagar el productor. El pequeño y mediano productor está a punto de desaparecer, quien también aporta alimentos a la mesa del venezolano.

    Responder

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

A %d blogueros les gusta esto: